Jardines temporales

116
Jardines temporales

Los jardines han ido evolucionando desde sus comienzos de la mano de la sociedad, cambiando y creando estilos siempre muy arraigados a las diferentes culturas hasta llegar a hoy en día, donde los hay para todos los gustos y funcionalidades.

El jardín como tal puede ser básicamente privado o público. El primero se define porque su gestión y coste corre a cargo de su propietario y normalmente es para su disfrute personal, amistades o personas que pueden visitarlos bajo unas normas y condiciones preestablecida por sus gestores. El segundo es de gestión por parte de organismos públicos y están creados para el disfrute de toda la sociedad.

En esta ocasión vamos hablar de una modalidad que puede estar englobaba en los dos términos antes mencionados, pero que por sus características se les llaman Jardines temporales. Y se les llama así, no porque evolucionen en el tiempo, sino porque tienen una vida como jardín muy limitada: Se proyectan, ejecutan, mantienen y se desmontan en meses e incluso días. También se les llama “jardines efímeros” e incluso “jardines flotantes”, en alusión a que muchos de los elementos empleados para su ejecución sirven para varias ocasiones.

Jardines temporales

Los jardines temporales cumplen diferentes funciones

Está la tipología de “jardinería & arte” y puede servirnos como ejemplo los jardines o espacios ajardinados temporales que se vienen realizando de forma tradicional en Girona bajo “Girona temps de flors”. Se realizan todas las primaveras y sus autores incorporan magistralmente este tipo de jardines en lugares con encanto dentro del casco antiguo de esta ciudad (Girona).

Dentro de los jardines temporales públicos tenemos muchos ejemplos. Uno de ellos puede ser el llamado “Pupi” en el museo del Guggenheim en Bilbao. Se trata de una gran estructura con el aspecto de perro y cuyo pelaje es un manto de color floral compuesto por miles de plantas de temporada.

La estructura-jardín “Pupi”, se construyó junto a la entrada del museo como parte de un espectáculo para su inauguración. Fue tal el éxito que ha quedado de forma permanente. Aunque no su jardinería… y de ahí el llamarle jardín temporal, ya que estas plantas son cambiadas periódicamente, creando un espectáculo cromático distinto en el tiempo.

Otro ejemplo de jardín temporal público es el “Puente de las Flores” en Valencia. Un puente sobre el antiguo cauce del río Turia, franqueado a ambos lados de su calle por una estructura con jardineras en las que se plantas miles de plantas de flor cada temporada. En un principio estaba previsto cambiarlo cuatro veces al año en función de la estación del año. Finalmente se ha optado por dos. Una siempre es en invierno coincidiendo con el periodo de La Navidad y se plantan unas 25.000 unidades de Euphorbia pulcherrimaPoinsettia. El resto del año pueden ser plantaciones de Cyclamen persicum (unas 15.000 unidades), Pelargonium peltatum (algo más de 21.000 unidades) o incluso para momentos especiales se opta por otras especies, como ocurrió en la visita del Papa a Valencia en el que se ajardinó con otros tantos miles de Crisantemos blancos y amarillos.

Jardines temporales

Jardines temporales para eventos de empresas, instituciones o actos sociales

Los jardines temporales mueven millones de euros todos los años y para su gestión incluso se crean empresas especializadas en esta materia. Estas se encargan del proyecto, la realización, el mantenimiento y el desmontaje de estos jardines. Normalmente están vinculados a eventos de empresas, instituciones o actos sociales privados. Es la denominación de un tipo de jardinería especializada, ideal para decorar o crear ambientes con una temporalidad limitada.

Las empresas especializadas cuentan con una infraestructura logística y un stock permanente de elementos decorativos y plantas estudiadas para tal fin, permitiéndoles ejecutar su trabajo en un plazo comprendido entre las 24 y 72 horas según la envergadura del proyecto. De igual forma, una vez finalizado el acontecimiento, también se encargan de la retirada de todos los elementos del jardín dejando la zona tal y como se encontraba en un principio.

Grandes premios deportivos, presentaciones ganaderas, bodas, ferias, congresos, etc. son un claro ejemplo de actividades demandantes de esta modalidad de jardinería temporal.

Jardines temporales

Para el desarrollo de esta actividad podemos agrupar sus elementos en cuatro grandes grupos. Los vegetales, los elementos de infraestructura, los de tipo mobiliario y los de mantenimiento.

Plantas para jardines temporales

En cuanto a los vegetales utilizados en jardines temporales priman las plantas espectaculares ya que deben ser impactantes y obtener protagonismos en unos espacios por lo general amplios e incluso abiertos. Por otra parte se encuentran las plantas de flor que aportan los detalles de color, permiten crear circuitos de recorrido, camuflar zonas no deseadas, etc.

En este grupo también se incluyen los vegetales que por sus características se denominan “naturaleza muerta”. Son estructuras vegetales una vez muerta la planta como por ejemplo troncos, raíces, ramas, etc. Y por supuesto también está uno de los grandes protagonistas presentes en casi la mayoría de actuaciones: los tepes. Un recurso relativamente económico y que aporta sensación de frescor y bienestar.

Jardines temporales

Materiales para jardines temporales

Los llamados elementos de infraestructura son indispensables para la adecuada creación de estos jardines. Con ellos se construyen los caminos, sistemas de riego, drenajes y conducciones de aguas no deseadas, materiales eléctricos, etc.

Mobiliario para jardines temporales

El mobiliario de jardín permiten completar el espacio libre haciéndolo más funcional y atractivo. En él se contemplan los elementos de iluminación, las fuentes, las pérgolas, los bancos, las esculturas, los equipos de juegos, etc.

Mantenimiento de jardines temporales

El mantenimiento de estos jardines temporales es vital. Su vida, aunque corta, debe permanecer todo el tiempo impoluta y con la frescura y funcionalidad del primer día. Por ello los equipos de limpieza y sobre todo, muy importante en aquellas zonas de difícil apoyo logístico, “camiones cuba” para asegurar el riego son indispensables.

Jardines temporales

Jardines temporales en fallas

Se habla de una jardinería temporal en fallas al hecho de que la base de estas obras monumentales se decore tanto con áridos como con césped en tepe. La festividad de la fallas en la Comunidad Valenciana mueve cada año partidas económicas importantes básicamente en estos dos elementos: tepes y áridos.

Si bien tradicionalmente se venía utilizando diversos tipos de áridos, sobre todo grava y arena, para la decoración de las bases de dichos monumentos, durante ésta última década ha venido ganando la batalla el uso del tepe. Sin embargo se aprecia una vuelta del árido, sobretodo liderado por la marmolina de colores. En todos estos casos… durante la famosa “cremá”… todo queda reducido a cenizas, tomando la categoría de jardín temporal su significado más preciso.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí