Las tablas de Daimiel

1689
Tablas de Daimiel

Situado entre los términos municipales de Daimiel (1.582 has.), y Villarrubia de los Ojos (346 has.) en la Provincia de Ciudad Real, se encuentra el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales.

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel se forma en la llanura de inundación de dos ríos de distinta naturaleza, el Guadiana (de aguas dulces y permanentes) y el Gigüela (de aguas saladas y estacionales). Ambos ríos al situarse en una suave depresión de terreno y sobre roca caliza (que facilita en encharcamiento) da lugar a una laguna fluvial inundada con aportes de agua subterránea, procedentes de la descarga del acuífero en la Llanura Manchega.

Fue declarado Parque Nacional el 28 de junio de 1973 (Decreto 1874/73), Reserva de la Biosfera en 1981 e incluido dentro del Convenio Ramsar en el año 1982 y ZEPA (Zonas de especial protección para las aves) en 1988.

La flora en las Tablas de Daimiel esta adaptada a unas determinadas condiciones, un clima extremo, suelos turbosos y limosos y aguas estaciónales y de condición salina.
Todos estos factores hacen que en este humedal se encuentre diversas formaciones vegetales, que van desde el bosque mediterráneo, la vegetación propia del río, pasando por saladares, bosques de ribera, tarayales y zonas con amplios masegares, carrizales y praderas de algas que dan especial valor a este espacio protegido.
Estas formaciones vegetales dado su nivel de conservación, han sido declaradas hábitat de protección especial según la ley 9/1999 por su interés natural y paisajístico.

daimiel1

En Parque Nacional las Tablas de Daimiel se ha constatado la presencia de mas de 300 especies distintas de plantas. El agua dulce del Guadiana favorece el crecimiento de marjales de carrizo (Phragmites australis, Phragmites communis), mientras que el agua salobre del Cigüela favorece el crecimiento de la vegetación palustre, principalmente la masiega (Cladium mariscus). La vegetación predominante es la palustre. El masiegal abunda extraordinariamente, y es el más extenso de los que aún subsisten en Europa Occidental.

En las áreas menos profundas encontramos amplios grupos de aneas (género Typha), bayuncos (Scirpus lacustris), castañuelas (Scirpus maritimus) y juncos (género Juncus).

Una de las formaciones más característica del Parque Nacional son las praderas de carófitos, constituidas por diferentes especies del género Chara (Chara hispida, Chara major, Chara canescens) conocidas localmente como ovas, y que pueden forma un tapiz casi continuo en los fondos inundados. Esporádicamente, en las orillas de alguna de sus islas, crecen los tarajes (Tamarix gallica), única especie arbórea del parque nacional.

La supervivencia del parque peligra debido a la sobreexplotación de los acuíferos que provoca que sin aporte artificial de agua, la reserva sufra duras sequías. Sin embargo, las aguas caídas en la cuenca alta del Guadiana ultimamente, han permitido que el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel presente un aspecto impensable hace muy pocos meses.

Guardar

No hay comentarios

Dejar respuesta