Mentha aquatica

0
256
Plantas de Mentha aquatica en estanque

Mentha aquatica, una aromática para cultivarla en el estanque.

Dentro del grupo de plantas acuáticas denominadas plantas de ribera o plantas de margen, se encuentra la menta acuática (Mentha aquatica).

Como su nombre sugiere, vive en su hábitat natural en los márgenes de zonas con agua como canales, arroyos, ríos, embalses, diques, canales, etc. En el caso de la jardinería, estamos ante una planta aromática de estanque que destaca por su aroma refrescante y sus propiedades de crecimiento acuático.

Menta acuática o menta de agua.

Popularmente, se le conoce con muchos nombres según el país y región. Algunos ejemplos de ellos son la menta acuática, menta de agua, menta colorada, menta rizada, almaro, almoradux, hierba morisca, hierbabuena acuática, hierbabuena morisca, hierbabuena del agua, hierbabuena rizada, sándalo de agua, azándar, balsamita, etc. siendo su nombre científico Mentha aquatica y pertenece a la familia Lamiaceae (Lamiáceas).

La menta acuática (Mentha aquatica) es una planta de tipo perenne bastante común en Europa, excepto en su extremo norte.

Su crecimiento es algo inferior al metro de altura, aunque en ocasiones, si convive con otras plantas que le proporcionan el soporte adecuado, puede llegar hasta el metro y medio con facilidad.

Sus tallos son erectos y algo vellosos con un cierto color púrpura. También son cuadrados, aspecto característico de la familia Lamiaceae.

Sus hojas son ovadas u ovado-lanceoladas, de color verde y a veces purpúreas, pecioladas, dentadas, de tacto suave y algo venadas que crecen de forma opuestas en el tallo.

La Mentha aquatica florece durante los meses más calurosos del año, centrando su floración entre junio y septiembre. Sus flores son violáceas de casi un centímetro, reunidas en inflorescencias redondeadas separadas en el mismo tallo en forma de pisos. Su cáliz posee dientes estrechos y los estambres sobresalen a la corola. Sus flores carecen de valor ornamental.

Flores de Mentha aquatica

Cómo Plantar la Mentha aquatica en un estanque.

En un contexto de plantas para estanques, a la hora de plantar Mentha aquatica en un estanque acuático es bastante sencillo, pudiendo prosperar en este entorno si se le proporcionan las condiciones adecuadas.

Para tener éxito, uno de los factores es la correcta elección del sitio, buscando un área en el estanque que reciba luz solar parcial a completa. La Mentha aquatica prefiere al menos de 4 a 6 horas de luz solar diaria.

Hay que asegurar de que haya suficiente espacio para el crecimiento y expansión de la planta.

Hay que prestarle atención a la preparación del suelo. Esta planta, como hemos avanzado, prefiere suelos ricos en materia orgánica, por lo que en casos de que así no sea, se debe enriquecer el suelo con compost antes de plantar.

Si se utiliza macetas en el estanque, hay que llenar la maceta con una mezcla de tierra con un sustrato especial para plantas acuáticas, con compost turboso y arcilla.

Para su plantación directamente en el estanque, se debe colocar sus raíces en el suelo acuático, enterrándolas ligeramente. Si está en maceta, hay que asegurarse de que la parte inferior de la maceta esté en contacto con el agua.

La menta acuática no requiere una fertilización intensiva, puedes agregar fertilizante acuático equilibrado ocasionalmente según las necesidades de tu estanque.

También hay que saber que esta planta puede volverse invasiva en condiciones ideales. Se recomienda contener su crecimiento utilizando barreras o macetas en estanques.

Respecto a su poda, debe ser regular para controlar su expansión y a mantener un aspecto ordenado en el jardín acuático.

Es una planta muy resistente a plagas o enfermedades, aunque hay que estar atentos a posibles problemas.

La Mentha aquatica en jardinería.

La Mentha aquatica tiene varios usos en jardinería debido a sus características ornamentales y funcionales.

Entre ellas destaca su uso en jardines acuáticos porque tolera condiciones húmedas e incluso puede crecer parcialmente sumergida en agua. Su capacidad para colonizar áreas húmedas hace que sea una opción atractiva para la estabilización de orillas y la creación de hábitats acuáticos.

También puede ser utilizada, por su hábito de crecimiento expansivo y rizomatoso, como planta de cobertura del suelo, contribuyendo a suprimir el crecimiento de malas hierbas y a mantener una cobertura verde y aromática en áreas húmedas del jardín.

Por su fuerte aroma a menta, aporta una interesante atracción de la vida silvestre. Sus flores atraerán a polinizadores como abejas y mariposas.

De ella, se pueden recolectar sus hojas porque son comestibles y se pueden utilizar en la cocina. Se utilizan en el aliño de ensaladas, bebidas, salsas y tés, proporcionando un toque fresco y mentolado a los platos.

Ya hemos avanzado que es una magnífica planta cubresuelos, haciéndola también eficaz como planta para el control de la erosión. Su sistema de raíces fibrosas y su capacidad para formar densas colonias, ayuda en el control de la erosión en áreas húmedas y orillas de estanques.

Imágenes propiedad de Depositphotos

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí