Thryptomene saxicola

128
Flores de Thryptomene saxicola

El continente australiano ha y está aportando un buen catálogo de plantas muy interesantes para la xerojardinería al resto del mundo. En el caso de Europa, son bien acogidas, en especial en todos aquellos países que lindan con el mediterráneo, si bien como en el caso de España y sirviendo de ejemplo, se cultivan en grandes cantidades para ser comercializadas en países de Centroeuropa.

En España se cultiva el Thryptomene saxicola como planta arbustiva de flor y en el caso de tener como destino la exportación, lo hace de forma similar a otras muchas plantas que por destacar alguna, mencionamos la Adelfa (Nerium oleander). Su venta como exportación, se realiza sobre todo durante la primavera y principios de verano.

Flor de Thryptomene saxicola

Thryptomene rocoso o Rock Thryptomene

Dentro del género Thryptomene hay unas cuarenta especies repartidas por todos los estados de Australia, si bien también se pueden encontrar alguno de ellos en Tasmania. Este género pertenece a la misma familia de los Mirtos: la Myrtaceae.

En esta ocasión nos centramos en la especie Thryptomene saxicola, también conocida como Thryptomene rocoso o Rock Thryptomene, por crecer en su hábitat entre rocas graníticas.

Estamos ante un arbusto de porte erecto y crecimiento lento, muy ramificado con algunas ramas de porte pendular. Sus tallos son finos de color grisáceo y el conjunto foliar sitúa su crecimiento sobre el metro de altura.

De follaje denso, sus hojas son relativamente pequeñas, de medio a un centímetro de largo, de forma obovada, perennes y cuando se aplastan desprenden un olor característico debido a sus aceites esenciales que recuerda a muchas otras plantas de la familia Myrtaceae, como los mirtos.

Es una planta melífera y sus flores atraen a la vida silvestre como abejas, mariposas y otros insectos. Florece y centra su floración sobre primavera, aunque se pueden apreciar algunas flores durante gran parte del año.

Abeja en una flor de Thryptomene saxicola

Sus flores nacen a lo largo de las ramas laterales superiores. Son axilares, pequeñas de color blanco rosado que no suelen superar el centímetro de diámetro. Las ramas floríferas son tan atractivas que se pueden utilizar como flor cortada, ya sea en solitario o en conjunto con otras flores y verdes ornamentales.

Cuidados Thryptomene saxicola

Cuando tenemos o plantamos una planta de Thryptomene saxicola en el jardín, lo primero para darle los cuidados más adecuados es buscar una buena ubicación. Para ello elegiremos un lugar que esté bien iluminado, soleado o excepcionalmente ligeramente sombreado. En zonas muy sombrías crece excesivamente en altura en busca del sol, no florece y no se desarrolla correctamente. Sólo con una buena iluminación florecerá correctamente.

Estos espacios también deben resguardarle de las heladas, aunque sólo las heladas más duras afectan a la Thryptomene saxicola. Puede soportar heladas por debajo de los -5 °C.

El suelo de plantación debe contemplar que esté bien drenado, de textura suelta, que contenga áridos finos y gruesos, en definitiva, que se asemeje a los suelos de los lugares de origen. El buen drenaje es imprescindible. No le gusta los sustratos calizos y prefiere los ligeramente ácidos, aunque admite aquellos suelos pobres, si bien como la mayoría de plantas, se desarrolla mejor en suelos ricos en nutrientes.

Plantas de Thryptomene saxicola

Para su fertilización, se le añadirá un abono mineral líquido mensualmente, sobre todo durante la época de crecimiento: en primavera y otoño.

La Thryptomene saxicola es una planta xerófila por lo que los riegos deben ser moderados, sobre todo cuando es cultivada directamente en el suelo del jardín. Las plantas en macetas, ejemplares jóvenes y los recién trasplantados, necesitan riegos más frecuentes para mantener la tierra ligeramente húmeda, sobre todo durante la primavera y en verano, en las que las temperaturas son más altas.

Es una planta que resiste bien las podas. Esta se limita a recortar los tallos terminales con lo que ayudará a potenciar la floración al año siguiente, además de contribuir a mantener su forma estética.

La poda debe ser suave y se suele efectuar en otoño. En caso de una poda más fuerte, se realizará al final de invierno.

Aprovechando la poda en primavera nos puede servir también para utilizar sus ramas floridas como flor cortada.

Multiplicación de la Thryptomene saxicola

La Thryptomene saxicola se multiplican por esquejes de madera semidura procedente de podas de plantas madres durante la primavera o el otoño. En menor cantidad como tallo de madera dura en modalidad de estaquilla. Y por semillas, un método más natural pero menos empleado.

Por esqueje tierno o semiendurecido (de brotación del año), se cortan de forma que nos dé tanto esquejes apicales como interdonales. Se esquejará durante la primavera y si podemos utilizar hormonas de enraizamiento, mucho mejor.

Los pondremos a enraizar en un sustrato suelto, rico, fabricado a base de turba y algo ácido. Durante el período de enraizado se mantendrá el sustrato húmedo y las macetas o bandejas de alvéolos utilizados se ubicará en un lugar cálido, con luz tamizada y sin corriente de aire, manteniendo la humedad relativa muy alta para evitar que se deshidraten.

En estas condiciones enraizará en algo menos de un mes, estando listas con un buen sistema radicular a los dos meses aproximadamente. Durante este tiempo, se le irá reduciendo la humedad relativa y aumentando la luminosidad para favorecer su aclimatación a su vida al aire libre.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí