El Viburnum tinus o Durillo

0
4038
Viburnum tinus 02

Con la llegada del buen tiempo… a finales del invierno en la península ibérica, el Viburnum tinus, más conocido como ‘Durillo‘ se llena de su espectacular flor blanca. Se trata de un arbusto muy popular en los jardines de la mediterránea-septentrional. Como ejemplo en España se encuentra en Barcelona, Castellón, Gerona, Lérida, Tarragona, Islas Baleares y Valencia principalmente.

Su nombre científico es el Viburnum tinus y su nombre más popular el ‘Durillo’. Pero es impresionante el número de nombres como también se le conoce, entre ellos ‘ahojillado’, ‘barbadija’, ‘barbahija’, ‘barbaija’, ‘barbaíja’, ‘barbalija’, barbarija, barbarijo, barbeicha, cornejo macho, duraznilla, duraznillo, durazno, ‘durillera’, ‘guiyombo’, ‘laurel de Alejandría’, ‘laurel de nudos’, ‘laurel de Orlando’, ‘laurel de poetas’, ‘laurel salvaje’, ‘lila del campo’, ‘sanguillo’, ‘sargatillo’, ‘sauquillo’, ‘tino’, ‘uvas de perro’, ‘llorer bord’, ‘marfull’, ‘oriola’, ‘picabaralles’, ‘santjoanera’, ‘vara de durillo’, ‘zapatillas’, ‘laurestino, etc.

El Viburnum tinus pertenece a la familia de la Caprifoliáceas y se trata de un arbusto de hojas opuestas, relativamente grandes y anchas, coriáceas, de color verde oscuro y brillante por el haz y más claro en el envés. Existe bibliografía explicando que el epíteto específico, tinus, significa laurel silvestre y fue aplicado por Plinio dado el parecido de su hoja con el laurel.

Su floración y según las zonas, se produce durante los meses de febrero a abril como muy tarde. Sus flores son pequeñas de color blanco… algo rosáceas y se encuentran agrupadas en inflorescencias en la modalidad de umbelas de unos 7 a 10 centímetros de diámetro. Una vez fecundadas, sus frutos son ovoides, de color azul metálico muy oscuro con una semilla.

Este arbusto agradece las zonas algo sombrías y húmedas del jardín, pudiendo alcanzar entre 2 a 4 metros de altura y superar fácilmente los 2 de diámetro. Su follaje es denso y muy ramificado.

El Viburnum tinus en el jardín

En jardinería, el Viburnum tinus o Durillo se utiliza tanto en jardines privados como públicos, de forma individual y casi nunca en grupos.

El Viburnum tinus en el jardín se comporta como un arbusto de porte medio a grande de forma redondeada, verde durante todo el año y con una espectacular floración entre finales de invierno y mediados de primavera.

Viburnum tinus

Se desarrolla muy bien en el clima mediterráneo, sobre todo en la zona septentrional y aunque se utiliza principalmente como planta aislada ejemplar, hay quien los usa para setos por su denso follaje, estando siempre verde y con capacidad de rebrotado.

A la hora de buscar un lugar para el Viburnum tinus en el jardín, es aconsejable pensar en él como ejemplar aislado. Su masa foliar, muy similar al laurel, alcanzará muy pronto su protagonismo formando parte de la arquitectura ineludible del paisaje… y alcanzando su máximo esplendor durante su floración. Por supuesto, también puede estar como planta en maceta en la terraza y en tal caso, elegiremos un recipiente grande acorde con el tamaño de la planta y no sólo por estética, si no para que disponga de suficiente substrato y estabilidad como planta.

El lugar, si es de los denominados ‘sol y sombra’ mucho mejor, aunque a pleno sol desarrolla bien si las temperaturas no son muy excesivas. De todos modos, si su ubicación se encuentra al abrigo de los vientos fuertes y fríos mucho mejor. El Viburnum tinus puede sufrir el secado de ramas por las heladas, recuperándose con facilidad de ello durante su brotación primaveral.

El Viburnum tinus se comporta de forma muy rústica. Por ello, si se planta en un suelo bien drenado crecerá bien. Y aunque tolera períodos de sequía, si se riega con asiduidad y se fertiliza adecuadamente, su velocidad y esplendor de desarrollo será mucho mejor. El abonado realizado de forma general de mantenimiento del jardín será suficiente.

En cuanto a su poda, se debe de realizar tras su floración primaveral, así evitaremos perder esta floración que se forma durante el invierno. Será el momento, durante la poda, cuando aprovechemos para eliminar las ramas secas, aquellas que crezcan hacia zonas no deseadas o en exceso y la utilicemos para llevar al Viburnum tinus hacia la forma deseada ornamentalmente. Pero recordemos que por sí mismo… ya adquiere un aspecto globoso bien definido.

Compartir
Artículo anteriorFertilizantes made in Spain
Artículo siguienteLas ventajas de enviar flores a domicilio
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta