Control de la Tuta absoluta en tomateras

2529
Control de la Tuta absoluta en tomateras

Con la llegada de las buenas temperaturas, en España, el control de la Tuta absoluta en tomateras en el huerto urbano es una obligación. Además, esta plaga llega siempre acompañada de otras plagas como son los pulgones, las cochinillas, la araña roja, la mosca blanca, las orugas, las babosas y los caracoles.

Es muy importante el comenzar de forma rápida e incluso preventiva con el control de la Tuta absoluta en tomateras. Esta plaga tiene un ciclo de tan sólo unos 25 días, su fecundidad está en un promedio de unos 250 huevos por hembra y la fertilidad de estos huevos ronda el 100%.

Descuidar el control de la Tuta absoluta en tomateras en sus primeras generaciones implica tener altos grados de infección durante el verano y más difícil de controlar.

El cultivo del tomate puede estar en un huerto urbano ecológico o no. Si lo es, los productos a utilizar deben de ser por supuesto ecológicos también. En tal caso, comenzaremos con la colocación de trampas con difusor de feromona. Estos tienen normalmente una duración de unos 60 días y realizan capturas masivas de los machos de Tuta.

El método de puesta de trampas con feromonas para el control de la Tutta absoluta en tomates consiste en:

  • Distribuir entre las líneas de tomateras, un tipo de pequeñas palancanas o jofainas con agua.
  • Flotando en ella, un corcho que evite el contacto de la feromona con el agua.
  • Colocar sobre el corcho o recipiente aislante del agua la feromona.
  • Con la feromona el macho sea atraído y caerá en ella.

Este método de tratamiento contra la Tutta absoluta no es una solución definitiva pero sirve para bajar nivel de población.

Con este método, reduciremos los apareamientos y su vez, nos indicará la cantidad de población y riesgo de infección del insecto. Si este sube razonablemente, procederemos a realizar tratamientos foliares con una frecuencia más o menos semanal. Los tratamientos fitosanitarios también deben de realizarse con productos ecológicos y un ejemplo de ellos son los productos a base de extracto de Neem con citronela… o productos de Bacilus turigensis.

Si queremos suplementar la eficacia del tratamiento contra la Tutta absoluta, podemos realizar tratamientos semanales, es decir cada 7 días, alternando dos opciones para impedir resistencias.

Una opción sería aplicar un insecticida con materia activa Indoxacarb conjuntamente con Bacillus thuringiensis.

La segunda opción aplicar un insecticida con materia activa Abamectina conjuntamente con Bacillus thuringiensis.

El Bacillus thuringiensis (o Bt) es una bacteria Gram positiva que habita en el suelo, y que se utiliza comúnmente como una alternativa biológica al pesticida.

Ambas opciones deben de ser acompañadas por un mojante para favorecer la adherencia del producto a las hojas y frutos de tomateras. Debemos mojar bien todos los tallos, ramas, hojas y frutos.

En cuanto al plazo de seguridad es de 1 día para la primera opción y de 3 días en la segunda.

Hay quien además, lo combina con un punto de luz en cada trampa por la noche que se enciende al atardecer. Este método atrae a las hembras para que estas caigan en el recipiente también, no tiene una eficacia elevada pero también ayuda a bajar la población bastante.

También podemos apoyar el control de la Tuta absoluta en tomateras mediante la colocación estratégica de pegatinas cromáticas. Y también como medida de apoyo, eliminar los frutos afectados, al igual que otras zonas de la planta (hojas y tallos) para evitar reinfecciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta