Cultivo del Limonium sinuatum

0
4582
flor azul de statice

El cultivo del Limonium sinuatum a nivel profesional re realiza básicamente en invernaderos. Con ello se consigue su máxima producción, además de poder abastecer el mercado de la flor cortada durante todo el año.

Para desarrollar bien el cultivo del Limonium sinuatum, debemos saber sus requerimientos edafoclimáticos, para adaptar así los factores condicionantes de cultivo lo mejor posible.

En su hábitat natural, la temperatura óptima de crecimiento y floración durante el día es de 22 a 27ºC y de 12 a 16ºC por la noche. Y en cuanto a su zona de desarrollo, abarca desde los saladares continentales y costeros hasta las zonas peninsulares del interior con climatología más fría.

Es una especie que se desarrolla muy bien en los suelos salinos, creciendo muy bien en suelos arenosos, aunque puede crecer en todo tipo de suelos, siempre que sean permeables y con buen drenaje. El pH adecuado para un buen desarrollo del cultivo se sitúa en torno al 6,5.

El cultivo del Limonium sinuatum en invernadero comienza con su plantación. Esta se realiza generalmente en tablas de un metro de ancho y sobre ellas en hileras dobles, con una separación entre plantas de 30 a 40 centímetros. Esto da un marco de plantación de unas 3 a 4 plantas por metro cuadrado. Si optamos por densidades mayores, disminuirá la calidad del tallo y si hay exceso de humedad aparecerán con gran seguridad problemas de enfermedades.

En el momento de la plantación podemos aplicar una malla antihierba para el control de las malas hierbas. Si utilizamos plástico, es recomendable el de dos capas: la parte de abajo negra y la parte de arriba blanca. Con él evitaremos la germinación de malas hierbas, a la vez que la luz reflectante de la superficie blanca, mejorará las condiciones lumínicas alrededor de las plantas.

Normalmente, el período de plantación depende del área donde se vaya a plantar. En Europa occidental, es común plantar desde diciembre hasta abril, para obtener flor en primavera. En el área Mediterránea se realiza a finales de verano o principios de otoño, para favorecer la cosecha de invierno.

En el cultivo del Limonium sinuatum es preciso el uso de una malla de 17 por 20 centímetros para poder tutorar sus tallos florales y de esta forma obtenerlos rectos y de buena calidad.

Con respecto al riego, durante las tres o cuatro primeras semanas tras la plantación deberán ser frecuentes. Se aconseja ser por aspersión o por goteo, con poco caudal pero evitando una posible deshidratación de las plantas, ya que en el caso de que de que se produzca, la posibilidad de hidratación es muy difícil, dadas las características de sus tejidos.

Por otra parte, el exceso de agua en el terreno provoca una falta de oxígeno y por tanto, una paralización del crecimiento y la muerte de las raíces.

El cultivo del Limonium sinuatum debe cultivarse preferiblemente en suelos algo pobres. Así podremos controlar mejor su floración y que su crecimiento vegetativo no sea excesivo.

Partiendo de ello, durante su cultivo, se deberán vigilar los niveles de fertilización para mantener en todo momento los niveles óptimos mediante la aportación de abonos determinados.

En su cultivo, podemos añadir al agua de riego 700 miligramos de nitrógeno, 100 de fósforo y 200 de potasa por litro de agua.

Por regla general, el tiempo transcurrido desde la plantación hasta la floración varía entre los 100 y 250 días. Para adelantar esta floración existen diferentes técnicas.

Una de ellas es la aplicación de fitohormonas. Por ejemplo, aplicando ácido giberélico a una dosis entre las 350 y 500 ppm en época de reducción del día (de septiembre a noviembre en el hemisferio norte), en plantas desarrolladas con unos 25 a 30 centímetros de altura, la floración tiene lugar entre los 60 y 70 días de este tratamiento.

El tratamiento con ácido giberélico se aplica antes de la aparición de la inflorescencia, si al cabo de quince días de la aplicación no se ha formado la inflorescencia, se puede efectuar una segunda aplicación. La aplicación de la hormona permite programar el cultivo en función de la demanda del mercado.

No hay comentarios

Dejar respuesta