Limonium sinuatum o Statice

1820
flores de impatiens walleria de statice limonium rojas

Es muy corriente pasear por las zonas no muy pobladas del Arco Mediterráneo y encontrar entre la flora autóctona al Limonium sinuatum o Statice.

Su nombre científico es Limonium sinuatum, conociéndose popularmente simplemente como Limonium o Statice. Pertenece a la familia de las Plumbagináceas y es originaria de prácticamente toda la Región Mediterránea, tanto europea como africana.

El nombre Limonium proviene del griego ‘leimon’ que significa pradera. De hecho, como decimos es fácil encontrarlas en las praderas mediterráneas de ambiente salado.

El género Limonium tiene un alto valor ornamental ya que cuenta con más de 300 especies entre plantas anuales y vivaces.

Descriptivamente se trata de una planta herbácea perenne, rara vez con forma arbustiva, que según la variedad y condiciones de desarrollo puede tener una altura entre los 25 centímetros y casi el metro.

Las hojas del Limonium sinuatum o Statice son de forma oblonga, lobulada y pennada, que posee una epidermis con glándulas secretoras.

En cuanto a sus flores, su principal valor ornamental, crecen reunidas en espigas dispuestas casi horizontalmente. Estas son pequeñas y con forma de trompeta. En su conjunto se trata de una inflorescencia compuesta con flores haplostémonas, hermafroditas, con pétalos libres o soldados con cinco carpelos soldados y cinco estilos.

Aunque en la naturaleza las podemos encontrar de diversos colores, gracias a su mejora genética para su cultivo en vivero y comercialización como flor cortada, el catálogo de colores de sus flores es espectacularmente atractivo.

El Limonium sinuatum o Statice florece en estado natural desde finales de invierno hasta bien entrado el verano. En cultivo, mediante técnicas de cultivo adecuadas la podemos ver en floración durante todo el año.

Por las características de sus hojas y flores, es muy indicada para ser utilizada para la obtención de flores secas y flor cortada, además de como planta ornamental en maceta.

Una vez fecundadas sus flores, genera un fruto completo que contiene de una a siete semillas. Es su medio natural de reproducción, aunque a nivel profesional se multiplica preferentemente por esqueje y en menor medida mediante la técnica de cultivo in vitro.

No hay comentarios

Dejar respuesta