Hidromanta

1609
Aplicación de Hidromanta

Una de las técnicas empleadas en el control de la erosión es la de hidromanta. Una versión de hidrosiembra que resuelve problemas de fijación del caldo sobre los terrenos donde se aplica.

Se puede afirmar que, una hidromanta es el equivalente a la fabricación de una manta orgánica sobre un suelo, en ese mismo momento de aplicación.

Diferencias entre una hidrosiembra y una hidromanta

Si una hidromanta es una versión de hidrosiembra ¿qué diferencias hay entre ellas?

Los productos empleados en la hidrosiembra son, en número, suelen ser los mismos que los empleados en una hidromanta. La respuesta estaría principalmente en las características del mulch empleado y su estabilizante. Por lo tanto, la composición del caldo a aplicar tendría los mismos ingredientes: semillas, fertilizantes orgánicos y minerales, tintes, estabilizantes, mulch, … y agua.

Este mulch, en el caso de una hidrosiembra es mucho más ligero, puesto que su misión básica es repartir y fijar las semillas junto con los demás componentes, al suelo durante un periodo de tiempo concreto.

En el caso de una hidromanta, el tiempo que permanece efectiva sobre el terreno puede variar desde seis meses a poco más de un año. Es mucho más que una hidrosiembra. La capa aplicada también es más gruesa y su comportamiento más estable y duradero, llegando a formar una especie de manta que protege y ayuda de forma más efectiva a la fijación de las nuevas plantas cuyas semillas lleva incorporada.

Diferencias entre una manta orgánica y una hidromanta

La Hidromanta posee notables diferencias con respecto a las mantas orgánicas convencionales.

A favor de la hidromanta:

  • Por diversas cuestiones es más económica.
  • Más rápida de aplicar.
  • Menor coste de aplicación.
  • Se adhiere perfectamente a la superficie del terreno.
  • Se puede aplicar sobre zonas con pendientes y relieves complicados.
  • Incorpora en su estructura diversos componentes como bioestimulantes agrícolas, fertilizantes e incluso sustrato adicional.
  • Mayor persistencia y mejor implantación de las especies vegetales hidrosembradas.
  • Se degrada en varios meses, incorporando sus componentes al suelo.

A favor de la manta orgánica:

  • Su estructura es más resistente.
  • Puede mantener sus cualidades durante varios años.
  • Retiene durante más tiempo el suelo y por lo tanto su efectividad sobre el control de la erosión.

Aplicación de Hidromanta

Duración de una hidromanta

Partiendo de que una hidromanta tiene una temporalidad menor a la de una manta orgánica, su duración va a depender en gran medida de los estabilizantes y mulch empleados.

La fórmula empleada en la elaboración de la hidromanta, permite a sus técnicos actuar en la proporcionalidad de los elementos que la componen, consiguiendo diferentes duraciones en función de los objetivos perseguidos.

La duración mínima suele situarse sobre el medio año, tiempo más que suficiente para que las semillas incorporadas y existentes en la zona de aplicación, germinen y arraiguen en el suelo.

Si se necesita más tiempo se opta por componentes más resistentes a la biodegradación y aumento de sus cantidades, pudiendo conseguir duraciones por encima del año.

A partir de ciertas condiciones limitantes, se opta por la colocación de otros materiales como por ejemplo las mantas orgánicas.

¿Requiere la hidromanta un mantenimiento?

En principio, tras su aplicación, una hidromanta no requiere de ningún mantenimiento concreto. Esta irá cumpliendo su función, las semillas germinarán, gozarán de un plus de humedad y nutrientes, arraigarán sobre el terreno y en breves meses los componentes de la hidrosiembra se irán degradando e incorporando en el terreno llegando a formar parte de él.

El momento de aplicación de una hidromanta va asociado a una época del año en el que se le suponen lluvias propias de la temporada. Con ellas se asegura la perfecta germinación de estas semillas.

Si, por lo contrario, se vive una temporada seca sin lluvias, entonces sí pueden realizarse uno o varios riegos en momentos clave que puedan poner en riesgo la germinación.

La forma de realizarlos es mediante los mismos equipos de aplicación de una hidrosiembra o hidromanta.

Estas acciones de apoyo, también son válidas para una aplicación de una manta orgánica presemillada.

¿De qué está compuesta una hidromanta?

La hidromanta está compuesta de los mismos componentes que una hidrosiembra:

  • Semillas. Una mezcla de semillas, normalmente de especies herbáceas.
  • Mulch. En este caso especial para hidromanta.
  • Abonos. Bioestimulantes agrícolas y fertilizantes orgánicos y/o minerales.
  • Fijadores. Adhieren y estabilizan la mezcla.
  • Tintes. Colorante para integrar cromáticamente la hidromanta en el paisaje.
  • Agua. Para crear la densidad del caldo adecuada para permitir su proyección.

Tal y como se ha avanzado, uno de los componentes que marca la diferencia es el tipo de mulch empleado.

Básicamente, está compuesto por posibles diversas materias primas que los técnicos encargados de su elaboración, decidirán cuáles y en qué proporciones.

Entre estas materias primas están las fibras de madera con diferentes tamaños tanto en grosor como en longitud, celulosa, algodón, cáscara de arroz, turba, fibra de coco, etc.

Con ellos, más los estabilizantes, se consigue que el caldo resultante, una vez aplicado sobre el terreno, cree una cobertura protectora porosa e insoluble en agua.

Hay empresas fabricantes de materiales para mulch, desarrollando productos técnicos que ayudan a los técnicos a desarrollar sus fórmulas.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí