Las plantas sumergidas

1
2422
plantas de syngonium

Las plantas sumergidas es el concepto por el que se identifica a un grupo de especies vinculadas al mundo de las plantas acuáticas sin pertenecer directamente a él.

En el grupo de las plantas sumergidas se encuentran especies como el Ficus repens, la Dracaena sp., el Syngonium, el Spatiphillum… que como vemos, son en realidad plantas muy comunes en el ámbito ornamental.

Su peculiaridad de gran resistencia, les otorga la posibilidad de ser utilizadas de forma total o parcialmente sumergidas en un medio acuático.

En realidad, su uso está más indicado para los acuarios, recurriendo en estos casos a sus formatos más pequeños. Pero también pueden utilizarse en los estanques ya sea dentro de ellos o plantados como plantas de rivera o margen.

Estas plantas soportan perfectamente largos períodos sumergidas bajo el agua. Prácticamente todas ellas son de crecimiento muy rápido, sobre todo con una climatología benigna. Por ello, deberemos mantener mediante podas y trasplantes, sus dimensiones dentro de lo razonablemente deseado. En el caso de no regular su desarrollo, plantas como el Syngonium pueden llegar a ser catalogadas como invasoras.

Las plantas sumergidas, junto con las plantas de rivera o margen, las plantas profundas y las plantas flotantes, componen el apasionante grupo de plantas acuáticas. El grupo de plantas oxigenadoras, ya están incluidas dentro de los cuatro anteriores.

Al igual que sucede con el resto de grupos (rivera o margen, profundas y flotantes), a la hora de disponerse a la elección de las especies a plantar nos surge la pregunta ¿Qué especies en concreto debemos poner?

La respuesta irá en función de diversos factores como si habrá peces o no, sus dimensiones y profundidad, si existen juegos de agua, saber de cuántas horas de sol o luz artificial disponemos, etc. En todos los casos, debemos evitar que se coloquen tantas especies en nuestro acuario o estanque, que este se convierta en un jardín botánico.

Un elemento ornamental muy atractivo en el jardín siempre han sido las formas de las hojas. En el caso de las plantas acuáticas, este aspecto adquiere mayor relevancia… su color, su forma, su porte. Es en el acuario o el estanque, más que en ningún otro lugar del jardín, donde las formas son importantes, ya que no sólo es su impacto visual inmediato lo que realza el cuadro, sino también sus reflejos.

1 Comentario

Dejar respuesta