Peperomias

119
Peperomia caperata variedad Rosso

Estamos ante una especie muy introducida en el mercado ornamental donde la belleza está en las hojas, con una gran variedad de colores y formas para decorar el interior de cualquier estancia.

Las Peperomia spp son perfectas para iniciarse en el cultivo de las plantas de interior porque sus cuidados son muy sencillos y por su tamaño no es difícil encontrarles un lugar en casa.

Son plantas con las que comenzar una bonita colección, plantas que casan a la perfección con cualquier decoración, pero sobre todo con la minimalista de los más jóvenes entre los que han ganado gran popularidad por su belleza y por su facilidad de cultivo. Son plantas pequeñitas donde la diversidad de su follaje se presta para cualquier combinación entre ellas.

En los centros de jardinería las encontrarás en la sección de plantas de interior. Todas ellas tienen requerimientos de cultivo similares por lo que conviven sin dificultad si quieres plantarlas agrupadas en alguna composición en un mismo recipiente, de cristal, de barro, de mimbre, juntas o por separado lo que si debes tener en cuenta es la altura a la que las coloques para que se permita apreciar el atractivo de su follaje.

Las especies de Peperomia en las que en su desarrollo tienden a colgar sus tallos, destacarán extraordinariamente si se las ubica suspendidas en cualquier soporte colgante, dando un precioso efecto decorativo.

Tipos de Peperomia más populares

Como adelantábamos de este género, existen algo más de 1.500 especies, pero a nivel ornamental no todas son comerciales. Entre ellas hay notables diferencias físicas, que no influyen para nada a la hora de su cultivo. A continuación, te contamos las principales especies de Peperomia que puedes encontrar, cuáles son sus diferencias y las principales consideraciones a la hora de cultivarlas.

Peperomia obtusifolia

La Peperomia obtusifolia es de las más populares. El tallo muy ramificado es carnoso, al igual que sus hojas que pueden ser verde oscuro o variegadas en verde-amarillo, son redondas algo cóncavas y coriáceas.

El aspecto céreo con su brillo inseparable hace que mucha gente no sepa distinguir si es natural o artificial. Puede alcanzar una altura de 25 cm y sus flores que aparecen en verano, son inflorescencias en forma de espiga de color blanco.

Es originaria de Sudamérica, requiere un espacio luminoso a muy luminoso sin que le dé el sol directamente. Su temperatura ideal de cultivo es de 16 a 21ºC, con humedad constante si bien conviene dejar secar la capa superficial entre riegos.

Peperomia caperata

La Peperomia caperata es más conocida por cola de ratón, es la que tiene la inflorescencia en forma de espiga, larga y fina que se asemeja a la cola de este animal.

Sus hojas tienen la nervadura muy marcada lo que la hace especial, así como los colores en que se presenta su follaje que va desde el verde, al rosa o gris, incluso alguna variedad posee dos colores, como ‘Rosso’ que tiene el verde oscuro en el haz y el rojo en el envés.

Es una planta de poca altura, no superando los veinte centímetros de altura. Cuando se toca su follaje desprende un característico aroma. Los peciolos son en un color rojizo muy decorativo.

Peperomia rotundifolia

Esta Peperomia rotundifolia es conocida como ‘hierba linda’. Es de las que podemos disfrutar y extraer toda su belleza decorativa como planta colgante de interior.

Sus tallos pueden alcanzar más de 50 cm. de longitud repletos de hojas pequeñas de color verde claro, redondeadas, gruesas y suculentas. También se puede ubicar a la sombra a nivel de suelo como tapizante o cubresuelo, donde crecerá formando una alfombra.

Obtusifolia, caperata y rotundifolia

P. obtusifolia, P. caperata, P. rotundifolia

Peperomia sandersii

Esta variedad es de las más atractivas. La Peperomia sandersii también se conoce como Peperomia argyreia. Posee un porte compacto con una gran densidad de follaje. Un follaje visualmente muy atractivo por las bandas en diferentes tonalidades de gris, plata, azul o verde que destacan sobre el fondo siempre verde.

Alcanza una altura de unos 25 cm. Un largo y carnoso peciolo en tono rojizo se integra en medio de la hoja también carnosa y plana. Las flores aparecen en espigas y son de un tono blanquecino.

Peperomia scandens

La Peperomia scandens es originaria de Perú. Esta tiene porte rastrero y puede llegar si se la guía hasta 1,5 m de altura. Es ideal para lucirla en cestas colgantes y suele confundirse con alguna variedad de Photos.

Sus tallos carnosos son de color rojizo formando entrenudos largos y emiten raíces para poder asirse a las superficies. Las hojas son pequeñas y las podemos encontrar en color verde o variegada en verde y blanco.

Peperomia griseoargentea

A la Peperomia griseoargentea también se la llama Peperomia hederifolia. Casi que podemos adivinar el color de su follaje con ese nombre. No supera los 20 cm de altura.

Las hojas redondeadas tienen un aspecto acolchado con nervaduras muy pronunciadas en color oscuro que destacan sobre el color verde grisáceo brillante.

Como en casi todas las variedades, sus flores también son blanquecinas agrupadas en espiga que sobresalen en un tallo de color rojizo.

Sandersii, scanders y griseoargentea

P. sandersii, P. scanders, P. griseoargentea

Peperomia magnoliifolia

Esta especie es originaria de Haiti y no supera los 30 cm de altura antes de adquirir un porte colgante. Tanto sus tallos como sus hojas son carnosas. Las hojas de un brillo increíble las encontramos en diferentes tonalidades de verde, blanco y amarillo que le dan ese aspecto de manchas naturales con la que nos regalan un gran atractivo ornamental.

Las flores de Peperomia magnoliifolia son pequeñas aparecen en esa típica espiga.

Peperomia prostrata

La Peperomia prostrata es una planta con aspecto de enredadera, de pequeñas hojas redondas de color verde y vetas blancas.

Es una planta ideal para situarla tanto dentro como fuera de casa sin que le dé el sol directamente. Es muy fácil controlar su crecimiento, bastante sensible al exceso de agua, aunque necesitan humedad constante en el suelo.

Peperomia maculosa

La Peperomia maculosa es nativa desde Guatemala a Sudamérica e Indias Occidentales. Crece de forma erecta, con hojas alternas, de aspecto elíptico a ovadas. Son de color verde brillante en el haz y más pálidas en el envés, con una venación palmeada algo imperceptible.

Sus inflorescencias son simples en espigas, comenzando de color rojizo y tornándose verdosas posteriormente.

magnoliifolia, prostata y maculosa

P. magnoliifolia, P. prostata, P. maculosa

Peperomia pereskiifolia

Planta postrada o suberecta, con hojas en número de 2 de 4 por nudo. Estas son elípticas u obovadas, de 3 a 7 centímetros de longitud.

Es una planta suculenta, verdes y a menudo con un borde rojizo. Su nerviación es palmeada y un poco más pálida que el resto de la hoja. Sus inflorescencias son en solitario o con 2 a 3 espigas de color verde. La Peperomia pereskiifolia es nativa de Venezuela y Colombia.

Peperomia rubella

Planta erecta y ramificada, con las hojas dispuestas en verticilos y en número de 4-5 por nudo. Éstas son elípticas, carnosas, con el haz verde, plano o algo cóncavo, y el envés convexo y de color rosáceo, algo tomentoso. Nervio central bien visible. Inflorescencia solitaria o con dos a tres espigas de 1,5 a 4,5 cm de longitud, de color rojizo. Nativa de las Indias Occidentales.

Peperomia metallica

La Peperomia metallica es una variedad que sorprende por su forma y colores de sus hojas. Sus hojas de pequeño tamaño son de color bronce oscuro con una mancha de color claro de aspecto metálico.

Es originaria de América del Sur, aunque la mayoría que conocemos en el mercado son híbridos. Crece formando matas muy compactas pequeñas, con las hojas muy apretadas y no suele superar los 20 o 30 centímetros de altura.

Pereskiifolia, rubella, metallica

P. pereskiifolia, P. rubella, P. metallica

Peperomia graveolens

Esta especie, la Peperomia graveolens, tiene un crecimiento en rosetas de hasta unos 20 centímetros de altura. Sus hojas son muy carnosas, largas de color verde o verde amarillento con los bordes en tonalidades rojas.

La variedad Ruby Glow, de hojas muy gruesas, alargadas y abarquilladas, en verde y rojo rubí, es muy apreciada comercialmente.

Es originaria de los Andes en el sur de Ecuador, actualmente en su hábitat está en peligro de extinción.

Peperomia polybotrya

La Peperomia Polybotrya tiene sus hojas acabadas en punta, son de tamaño más grande, de color verde oscuro y tienen un brillo más intenso que las de la Pilea peperomioides.

Necesita mucha iluminación sin que le dé el sol directo. Vegeta bien entre los 18 a 25ºC y el riego debe ser moderado, dejando que el sustrato se seque ligeramente entre riegos.

La variedad Peperomia polybotrya ‘Raindrop’, de grandes y brillantes hojas verdes en forma de gota, son muy apreciadas como planta ornamental de interior.

Peperomia angulata o Peperomia quadrangularis

La especie Peperomia angulata o Peperomia quadrangularis se comercializa como planta de interior. Sus hojas son alargadas muy tiernas de color verde con nervios marcados en verde claro. También reciben el nombre común de Peperomia escarabajo. Esta especie procede de centro y Sudamérica.

Es una planta muy decorativa, son perfectas para decorar un pequeño espacio de interior, que tenga mucha claridad, pero sin sol directo, dándoles un riego moderado pero constante.

Graveolens, polybotrya y quandrangularis

P. graveolens ‘Ruby Glow’, P. polybotrya, P. angulata o quadrangularis

El origen de la Peperomia

El nombre científico del género es Peperomia ssp, y abarca más de 1.500 especies de las cuales se han obtenido numerosos cultivares. Son conocidas también con el nombre común de cola de ratón por la forma de sus flores que se asemejan a ella en algunas especies. Y también como corazón de María por la forma de sus hojas en otras.

Son pequeñas plantas tropicales la mayoría nativas de America Central y América del Sur donde crecen sobre capas de humus y musgo en las selvas húmedas. Pertenecen a la familia Piperáceas.

En griego piper significa ‘pimienta’ y omolosparecido’, de ahí deriva su nombre, por su parecido con la planta del género Piper (pimienta).

Características de la Peperomia

Estamos ante plantas herbáceas y perennes con dos portes distintos según variedad, unas con tallos tiernos, gruesos y erguidos y otras con tallos finos rastreros. Incluso hay variedades epífitas, por lo que en su entorno natural crecen sobre huecos de algunos árboles.

En las hojas de las Peperomias, en su follaje, está la belleza de estas plantas. Son pequeñas pero muy decorativas y las encontramos en un amplio rango de formas y tonalidades, algunas incluso con relieve. Son carnosas, almacenan algo de agua, pero no las podemos considerar suculentas.

La época de floración de estas plantas suele ser de junio a septiembre, aunque las flores en las Peperomias no son su gran atractivo, salvo las que son como en la Peperomia caperata, que emite un larga inflorescencia blanca o beige que sobresale y contrasta con su follaje verde oscuro y que se asemeja a una cola de ratón, de ahí su nombre común.

Cuidados de la Peperomia

Las Peperomias son plantas de interior, no podemos ubicarlas al sol directo, pero sí que necesitan mucha luz. En caso de poca iluminación se alargarán los entrenudos, las especies variegadas verán atenuados sus matices y las especies con un porte bajo y compacto, desarrollarán tallos débiles adquiriendo un aspecto desordenado.

Según la especie puede variar, pero a rasgos generales las Peperomias prefieren una atmósfera húmeda, que se les dé ciertas pulverizaciones si están aisladas y una temperatura estable, entre un mínimo de 10ºC y un máximo 25ºC. Es ideal para aumentar la cantidad de humedad ambiental hacer que la maceta descanse sobre un plato con grava húmeda.

Las Peperomias prefieren sustratos algo ácidos, fértiles y esponjosos. Los sustratos para plantas de interior suelen llevar turba mezclada con materia orgánica y perlita o fibra de coco, con ello conseguiremos retener la humedad, aportar nutrientes y un buen drenaje.

Si te fijas en sus hojas, son carnosas, lo que indica que no debemos pasarnos con el riego, ese será el principal problema que puedas tener con ellas. Nunca debemos excedernos porque aparecerán las enfermedades por hongos. Es ideal el riego por inmersión, cuando veamos la superficie del sustrato algo seca y procurando retirar el agua sobrante si la tenemos en el interior de una maceta decorativa o plato.

En cuanto al abonado, podemos durante todo el año en el agua de riego, añadir un fertilizante para plantas verdes una vez al mes, ya que estos suelen ser ricos en nitrógeno y magnesio.

Las Peperomias no suelen crecer demasiado, pero si necesita un trasplante, lo haremos en los meses de primavera a una maceta algo mayor, teniendo en cuenta las proporciones ya que estas plantas no suelen desarrollar un gran sistema radicular.

Las Peperomias no se podan, simplemente eliminaremos las hojas secas y estropeadas o las ramas que sean indeseadas en los portes colgantes. Utilizaremos siempre una tijera desinfectada que efectúe el corte limpio.

La multiplicación de las Peperomias se suele realizar al comienzo del verano por medio de esquejes de tallo que suelen arraigar con gran facilidad. También por esqueje de hoja con un trozo de peciolo que introduciremos en el sustrato y del que comenzarán a surgir nuevas plantas que cuando hayan adquirido el tamaño suficiente, trasplantaremos a una maceta.

Plagas y enfermedades de la peperomia

Si la Peperomia es cultivada en el interior del hogar es raro que reciba la visita de alguna plaga. En todo caso pueden aparecer cochinillas, que por el tamaño de la planta las podemos eliminar de forma manual con un paño humedecido. Si hay un ambiente seco y caluroso también puede atacarla la araña roja que podemos tratar o prevenir con un acaricida.

En cuanto a enfermedades solamente si la planta tiene exceso de riego aparecerán los hongos, por lo que será muy importante controlarlo, así como ofrecerle un buen drenaje. Sabremos si nos hemos excedido cuando aparezcan manchas oscuras sobre tallos y hojas. Si observamos caída de hojas puede que nos estemos excediendo en el abonado o que el agua de riego sea de muy mala calidad, que contenga muchas sales.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí