Achillea millefolium en el huerto y jardín

0
1324
Achillea millefolium
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Lo más normal es tener flores en el jardín, pero lo cierto es que no lo es menos el cultivarlas también en el huerto para recolectarlas de cara a su posterior disfrute dentro del hogar. Pero si a ello le sumamos unas cuestiones prácticas medioambientales… no debe de faltar la Achillea millefolium en el huerto y jardín.

La Achillea millefolium es una de las plantas ideales como “Plantas hospedadoras para control biológico”, siendo productora de alimentos para insectos sírfidos… devoradores de pulgones y mosca blanca principalmente. Por ello no está de más tenerla incluida entre la vegetación del huerto y jardín. Sobre ella se establecerán colonias de insectos que pasarán desapercibidos a nuestra vista pero que sin embargo, se encargarán de acceder a otras plantas del entorno donde encontrarán en insectos maliciosos su alimentación.

Como planta, su valor ornamental reside en sus bellas flores. De hecho se puede comprar en ramos como parte del acompañamiento floral o como planta ornamental en maceta.

El cultivo de la Achillea millefolium en el huerto y jardín es muy fácil. Crece de forma natural sin problemas dada su rusticidad. Es una planta muy tolerante a cualquier tipo de clima, prefiriendo unas condiciones templadas, resistiendo bien las heladas y la sequía moderada. Su ubicación preferida es en condiciones de pleno sol, llegando a formar atractivas masas vegetales de carácter herbáceo. Por ser una planta rizomatosa, veremos como salen sus tallos erectos desde el suelo creando interesantes manchas de color floral.

En cuanto a exigencias de tipo de suelo, se adapta bastante bien a suelos ácidos o básicos, calizos o secos… incluso en suelos pobres, siempre que estén bien drenados ya que no resiste el encharcamiento.

En el jardín, se puede tener como panterres y en el huerto cultivadas en líneas entre los demás cultivos hortícolas o frutales, sirviendo de nidarios de la fauna útil. Precisamente por ello, evitaremos los tratamientos fitosanitarios sobre ellas.

La recolección de sus flores es cortando sus tallos floridos por la base a primeras horas de la mañana, cuando estos se encuentran en máxima turgencia. Inmediatamente se pueden colocar en manojos solas o acompañando a otras flores como ramo en el jarrón con agua y un conservante de flor. Cada dos días se le puede cambiar el agua, aprovechando para recortarles un centímetro la base de sus tallos de cara a prolongar su vida ornamental en el jarrón.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir
Artículo anteriorVariedades de Achillea millefolium
Artículo siguienteBeaucarnea recurvata
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta