El cuidado de los ficus en otoño

100
Plantas de ficus robusta

Tras el verano, en el hemisferio norte y en concreto en España, tanto el Ficus benjamina como el Ficus robusta, se encuentran en su época de mayor esplendor vegetativa, favorecidos por los días largos, temperaturas de día más bien altas, por la noche moderadas, etc. condiciones más que favorables para un crecimiento espectacular y apreciable en poco tiempo.

Con la llegada del otoño, al ser una planta de clima cálido, se inicia un cambio en ella, orientado a afrontar la climatología invernal, mucho más fría y arriesgada desde el punto de vista que puede ocasionar hasta serias heladas.

Esto se aprecia con una reducción evidente del crecimiento de sus ramas, que finalmente reducirá totalmente su desarrollo. Así sucede en aquellos Ficus benjamina y Ficus robusta plantados al aire libre. Si lo están como plantas ornamentales de interior, no llegan a una parada vegetativa total y menos cuando gozan de buena calefacción en el hogar.

Trasplante de los ficus en otoño

Concretamos que en este artículo nos referimos siempre al Ficus benjamina y Ficus robusta. Es cierto que los consejos para estos pueden ser aplicados y válidos a la mayoría de los ficus, pero siempre es oportuno hacer la matización.

Respecto al trasplante de estas dos especies de ficus, en principio debemos evitarlo a toda costa. Solamente deberíamos realizarlo si nos encontramos a comienzos del otoño y no hay más remedio.

Lo ideal es esperar a la llegada de la primavera. La poda al igual que en el caso del trasplante, también debemos evitarla y esperar a la llegada de la primavera.

Es importante saber que estas plantas, durante el otoño hacen una importante reserva de nutrientes en las hojas y madera de las ramas, con el objetivo de pasar lo mejor posible el invierno, en el que la actividad de la planta se reduce a los niveles mínimos.

Una poda en esta época, supone eliminar parte de estas reservas y como consecuencia de ello, la planta puede incluso morir. En el mejor de los casos, la brotación primaveral será problemática.

El riego del ficus en otoño

En cuanto al riego de estos ficus durante el otoño, es conveniente prestarle un especial interés. Los riegos, durante el otoño, deben ser más distanciados de lo que veníamos haciendo, ya que la planta transpira menos humedad y como consecuencia directa se suele secar más lentamente el sustrato.

Así, es importante distanciar lo más posible estos riegos, alternando periodos en el que el sustrato esté húmedo (tras el riego) y bastante seco (momento del siguiente riego). Con ello, favoreceremos que las raíces vivan en un medio sin excesiva humedad, ya que en la mayoría de casos, este sustrato es principalmente enriquecido con turba y esta retiene grandes cantidades de agua.

Hojas de ficus benjamina

El abonado del ficus en otoño

El abonado del ficus durante la época otoñal puede realizarse con fertilizantes tanto líquidos como sólidos. En cualquier caso, siempre se ha de seguir la dosi del fabricante y en este periodo, aplicar la dosi más bajas posible.

El aporte de abono en el agua de riego puede ser realizado en todas las ocasiones porque el número de riegos es menos frecuente en esta época del año.

En cuanto al equilibrio del fertilizante utilizado, debe ser preferiblemente de los denominados ricos en potasio (K) durante todo el otoño. Entenderemos como abono rico en potasio aquel que posee en su composición más cantidad de potasio que de nitrógeno (N).

En cuanto al fósforo (P), su nivel puede ser inferior o igual al de nitrógeno, pero siempre inferior al del potasio.

Como ejemplo de fertilizantes ricos en potasio podemos elegir un 18-12-24, 12-12-17, 12-8-17, etc. Si estos abonos poseen los denominados microelementos, también llamados micronutrientes, mucho mejor, ya que los recursos nutricionales de los sustratos en contenedor, son muy limitados en el tiempo y como consecuencia hay que ir reponiéndolos de vez en cuando.

Con un abonado rico en potasio, favoreceremos un endurecimiento importante de la planta y con ello el que pase mejor el invierno. Es también importante el que la planta esté bien abonada durante el otoño porque le ayudará a una buena brotación en primavera.

Tratamientos fitosanitarios en los ficus durante el otoño

Durante el otoño, con sus temperaturas más bajas y ambiente más bien húmedo, se crean condiciones apropiadas para que no prosperen determinadas plagas en estos ficus. Estas plagas comunes (pulgón, araña roja, cochinilla, etc.), también suelen invernar y estar latentes a la espera de la llegada de mejores condiciones climáticas.

Con todo ello, debemos evitar el realizar cualquier tipo de tratamientos e incluso del tipo preventivo. En el caso de tener algo de cochinilla, podemos esperarnos a la primavera para tratar cuando sus «crías» sean más vulnerables a los insecticidas. Ahora, estas cochinillas, gracias a su caparazón protector, son muy resistentes. Por otra parte, no criarán y por lo tanto no invadirán la planta hasta como decimos con la llegada de la primavera.

En cuanto a enfermedades, una humedad ambiente elevada y temperaturas bajas, favorecen la aparición de la Botrytis. Por otra parte, si no se tiene un especial cuidado en el riego para evitar su exceso, pueden presentarse problemas radiculares.

Si mantenemos un abonado con la adecuada proporción de potasio y gestionamos adecuadamente el riego, tanto el Ficus benjamina como el Ficus robusta, vegetarán sanos y brotarán con fuerza cuando llegue el buen tiempo primaveral.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí