Día Mundial del Libro 23 de abril

0
900
Rosas en Sant Jordi, Barcelona

Día Mundial del Libro, Día de San Jorge, …un libro y una rosa.

La UNESCO, proclamó en 1995, en su reunión de la 28ª Conferencia General y a través de la Resolución 3.18, el 23 de abril como Día Mundial del Libro coincidiendo con el día de la conmemoración de la supuesta muerte de San Jorge el 23 de abril de 303.

San Jorge es santo patrón en multitud de lugares alrededor del mundo. Es el patrón universal de los Scouts, inspirado en que este santo era el patrón de la Caballería en Inglaterra. En España lo es de las comunidades autónomas de Aragón, Cataluña e Islas Baleares, así como de las poblaciones de Alcoy (Alicante), Cáceres, Golosalvo, Madrigueras (estas dos últimas en la provincia de Albacete), Lucena (Córdoba) y Santurce (Vizcaya).

En regiones como Cataluña y Baleares, existe una tradición popular que aúna ambas conmemoraciones mediante los intercambios de regalos. Por un lado las rosas rojas (Sant Jordi) y por otro los libros (Día del Libro).

Leyenda de San Jorge

En España y el resto de Europa es uno de los santos más venerados, aunque no se sabe si realmente existió.

Pintura de Paolo Uccello, San Jorge
Pintura de Paolo Uccello, San Jorge

La leyenda contada por el beato De la Vorágine cuenta que San Jorge fue un soldado romano de Capadocia (hoy Turquía), que sirvió al emperador Diocleciano y que liberó a la ciudad libia de Silca de las fauces de un pestilente y terrible dragón que vivía en un lago cercano a la población. Los habitantes de Silca le ofrecían dos ovejas diarias para alimentarlo para que así no entrara en la población porque cuando lo hacía contaminaba el aire con su hedor y provocaba la muerte de muchos lugareños y animales.

Pero llegó el día en que no quedaban casi ovejas, así que los habitantes de Silca decidieron que por sorteo le ofrecerían a una doncella, y también poco a poco se fue despoblando la ciudad, hasta que un día la elegida fue la hija del rey. El monarca ofreció para salvar la vida de su hija todas sus riquezas, pero los súbditos se sublebaron y amenazaron con matarlos.

Cuando la joven estaba a punto de ser devorada, apareció el santo montado en su caballo blanco y le clavó al dragón una lanza. Entre él y la princesa ataron al dragón y malherido lo llevaron a la ciudad. Allí pidió a los habitantes de Silca que se bautizaran antes de dar muerte al dragón de forma definitiva.

Roma perseguía por entonces a los cristianos, y como San Jorge confesó que lo era fue torturado y decapitado por orden del gobernador Daciano convirtiéndose así en mártir. Se cree que, de existir, pudo haber vivido entre los años 275 y el 23 de abril de 303, que se cree fue el día de su muerte, fecha que coincide con la del Día del Libro, y marca la onomástica del mártir.

Las Ramblas de Barcelona en Sant Jordi

Feria de las Rosas en Barcelona

En Catalunya, el final de la leyenda cuenta que el caballero remató a la bestia de un certero golpe de lanza y que el dragón se fundió y fue absorbido por la tierra formando un gran charco de sangre a los pies del caballero, creciendo en aquel mismo instante un rosal repleto de rojas rosas. Jorge, o Jordi, o George, o Giorgios, que es como se llamaba el caballero, obsequió a la princesa con una de esas rosas.

No se sabe cuándo se empezaron a regalar rosas el día de Sant Jordi en Catalunya. Se dice que en Barcelona, en el siglo XV, la nobleza acudía a misa en la capilla de Sant Jordi, en el Palacio de la Generalitat, y en esa misma plaza se celebraba la Fira de Roses (Feria de rosas), una antigua fiesta en la que los hombres regalaban como prueba de amor rosas. La rosa roja simboliza la pasión, y la espiga que a veces la acompaña, la fertilidad. De esta manera es como se unió la rosa a Sant Jordi, perdurando hasta nuestros días la costumbre de regalar una rosa con una espiga. Y además, un libro.

Un homenaje al árbol y el Medio Ambiente

Compra del FotoLibro Guerreros de Fernando Cuenca

No hay comentarios

Dejar respuesta