Ocimum basilicum

0
1111
Ocimum basilicum

Una de las plantas aromáticas, condimentarias y culinarias más populares de nuestra cocina es el Ocimum basilicum, más conocida como albahaca, alhábega, alfábega, basílico, hierba real, hierba de los reyes, etc.

El Ocimum basilicum, a partir de ahora albahaca, se encuentra normalmente en los centros de jardinería y grandes superficies como planta en maceta desde el mes de mayo hasta septiembre. En cambio, la podemos encontrar durante todo el año en brotes para condimento en grandes superficies y tiendas especializadas… y por supuesto en sobres de semilla.

El que la encontremos como hierba de condimento durante los 365 días del año y en sobres de semilla también, no debe de llevarnos a engaño desde el punto de vista de su cultivo al aire libre, ya que en realidad es una planta de temporada que muere tras el otoño (en el hemisferio norte). Las empresas que venden sus brotes o en pequeñas macetas durante todo el año, la cultivan en ambientes protegidos y con un control climático muy avanzado.

Ocimum basilicum

Descripción del Ocimum basilicum

De origen persa, pertenece a la familia Labiatae (Labiadas) y se comporta como planta anual, alcanzando tamaños normalmente comprendidos entre los 20 a 50 cm. de altura según la variedad. En localidades como la valenciana de Bétera (España), se cultivan plantas de albahacas excepcionales de tamaño espectaculares (varios metros), formando parte de un concurso popular de repercusión internacional.

Posee raíces fasciculadas poco profundas. Es una planta herbácea y su tallo está muy ramificado creando matas espesas. Sus hojas son anchas, verdes (hay variedades de color morado), lanceoladas, jugosas y muy aromáticas. Utilizadas en cocina se recolectan tiernas y pueden comerse crudas o poco cocinadas para apreciar mejor aún su aroma.

Florece en verano mediante flores tubulares de color blanco, rosado o violáceo según la variedad. Estas se agrupan en espigas que aparecen al final de cada tallo. Cada flor tiene cuatro estambres y un pistilo apoyados sobre el labio inferior de la corola.

Ocimum basilicum

Una vez fecundada, se desprende su corola y se desarrollan cuatro aquenios redondos en el interior del cáliz bilabiado conteniendo sus semillas.

Cuidados de la albahaca (Ocimum basilicum)

Los cuidados de la albahaca son mínimos. Es más, si la tenemos plantada en el huerto urbano podemos combinarla con las hortícolas para ahuyentar insectos y mejorar el estado sanitario del mismo de forma natural.

Si hay que hacer un listado de los cuidados de la albahaca más importantes, la elección correcta del sustrato y el control de su riego serán los que los encabecen. Por lo tanto es de fácil cultivo e ideal para tenerla en maceta, tanto en la cocina como en la terraza o jardín.

Una exposición adecuada, independientemente de si la tenemos en la cocina, balcón, terraza o huerto, debe ser a pleno sol, plantada en un sustrato que no se compacte demasiado y sobre todo, que no se encharque. Como le gusta el sustrato fresco, recomendamos cubrir la parte superior de la maceta o jardinera, con unos centímetros de bolitas de arcilla expandida, tierra volcánica o gravilla para que le ayude a mantener la humedad.

Si utilizamos un cubre maceta decorativo, tendremos la precaución de que el agua sobrante del riego no se acumule en el interior y encharque el sustrato en exceso. Por lo tanto, en cada riego tendremos la precaución de retirar primero el cubre maceta y volverlo a poner tras haber escurrido el agua sobrante.

Es importante mantener el riego moderado dejando que el sustrato se quede algo seco entre riego y riego. Con ello favoreceremos la emisión de nuevas raíces que exploren al máximo el sustrato disponible.

Para su abonado, lo ideal sería hacerlo en muy bajas dosis y en cada riego. Le encanta ser abonada con cierta frecuencia ya que es una planta que posee proporcionalmente una gran masa foliar. El tipo de abono debe ser uno equilibrado, indicado para plantas de hoja.

Al poco tiempo de su plantación ya permite ir recolectando sus primeros brotes. Esta acción debe de ser además contemplada como una poda en verde que favorezca su constante brotación. Cuanto más la podemos… más tarda en florecer.

El cultivo de la albahaca (Ocimum basilicum)

La albahaca es una planta ornamental de temporada y está catalogada dentro del grupo de plantas aromáticas y condimentarias. Su cultivo va desde mediados de primavera a mediados de otoño.

Podemos partir su cultivo tanto de semilla, como de plantel e incluso como planta en pequeña maceta ya brotada.

Ocimum basilicum

Si partimos de semilla, su siembra debe de hacerse sobre el mes de abril, cuando pasen los riesgos de heladas. Un aspecto importante es que no debemos enterrar las semillas ya que germinan mejor con luz directa. Por lo tanto, estas se esparcirán sobre un semillero o la misma maceta, sobre un sustrato especial para plantas de interior por ejemplo.

A los pocos días germinarán si no les falta humedad y en cuanto tengan cada plantita entre dos y tres pares de hijas, las podremos plantar a una maceta mayor en grupitos de tres o cuatro plantitas. Si la hemos sembrado directamente sobre la maceta, dejaremos en cada una de ellas las tres o cuatro más vigorosas y arrancaremos las demás con cuidado de no dañar a las demás.

Si lo hacemos pariendo de una plantita en maceta, la podemos cultivar durante toda la primavera y principios de verano. La trasplantaremos a una maceta mayor procurando no apelmazar el sustrato. Un tamaño definitivo de maceta puede estar sobre los 15 ó 18 centímetros de diámetro según la variedad, ya que las hay de porte pequeño y grande.

En cuanto a los sustratos más adecuados para su plantación son el “sustrato para plantas de exterior”, “sustrato universal” o “sustrato de plantación”.

El pH ideal se sitúa entre 5,7 y 6,2 y la Ec (conductibilidad eléctrica del sustrato) deseada debe de estar entre 2 y 2,5.

Las temperaturas ideales se encuentran entre los 10 a 12ºC durante la noche y de 25 a 30ºC durante el día. Por debajo de ellas se ralentizará su desarrollo y por encima se acelerará, en ambos casos, su crecimiento no será el idóneo.

La exposición de las nuevas plantas recién plantadas será a pleno sol. En el caso de estar en el interior del hogar, ubicar la Albahaca cerca de la ventana con la mayor luz posible. De lo contrario, sus ramas crecerán de forma desproporcionada.

Es un cultivo que permite tenerlo un par de meses en maceta y posteriormente trasplantarla en el jardín o en jardineras en el balcón. En las condiciones antes mencionadas, el tiempo de cultivo de la Albahaca desde su repicado (plantación a la maceta) y estar listas para su plantación directamente en el jardín o una maceta mayor es de 6 a 8 semanas.

En cuanto a las plagas más comunes que se pueden presentar son el thrips, la mosca blanca y el minador. Y las enfermedades no son muy frecuentes, pero en caso de riesgo, el Pythium, la Phytoptora, la Thielaviopsis y la Rhizoctonia, pueden ser las más propensas a manifestarse.

Ocimum basilicum

Albahacas gigantes

Son muchas las plantas asociadas directamente con ciertas fiestas populares. Un ejemplo de ellas es la albahaca y la fiesta de “Les Alfàbegues de Bétera” (Las Albahacas de Bétera). Bétera es una localidad de la provincia de Valencia (España) donde cada 15 de agosto, día de la Asunción, las albahacas gigantes de más de 2,5 metros de altura producen el milagro de la vida convirtiéndose en las más grandes y esplendorosas del mundo para ser ofrendadas ese día a la Virgen y pedir así protección y bienestar para el pueblo.

Estas albahacas son cultivadas con extremo cuidado y bajo fórmulas magistrales secretas para conseguir alcanzar las albahacas más grandes y en mejor estado. Las dos ganadoras, tendrán el honor de presidir la puerta de la iglesia.

El proceso de cultivo de estas albahacas dura unos cuatro meses y medio. Se suelen sembrar hacia finales de marzo. Una vez germinadas se seleccionan las más vigorosas y se trasplantan al contenedor definitivo con el que se desfilará. Sobre él, se teje una especie de tela de araña para enderezarlas durante su crecimiento a lo alto.

Durante todo este tiempo, se les podan las flores para alargar aún más las ramas. Cada día se las riega entre diez y doce veces según la climatología y estado de crecimiento, alimentándolas con un abono especial… como “receta secreta”. Recordemos que la albahaca normal, no supera los 50 centímetros de altura.

Las albahacas medianas que llevan a pulso pesan unos 200 kilos. Las más grandes alcanzan la tonelada y tienen que ser transportadas en un carro. Aunque también llaman la atención otras diminutas que son alzadas por cuatro niños, los ‘majorals’ del futuro.

La fiesta de “Les Alfàbegues de Bétera”, según se dice, está vinculada con los antiguos ritos de fertilidad paganos. La jornada se inicia con la recogida de las dos solteras elegidas, obreras de la Virgen, quienes ataviadas con la indumentaria valenciana y acompañadas por familiares y amigos, llegan hasta l’Hort de les Alfàbegues (el Huerto de la Albahacas), para dar comienzo al ritual. La comitiva parte con las plantas seleccionadas dispuesta a recorrer las calles del Calvari, la de Colón y la de Les Alfàbegues.

Por los flancos de la calle, caminan los ‘majorals’ con sus camisas floreadas, los pantalones, el fajín negro, ‘les espardenyes de careta’… ataviados tal y como iban los antiguos labradores. Ellos se encargan de darle color al festejo y son los encargados de amenizar el paseo. Para ello, durante el recorrido lanzan al aire varias toneladas de confeti.

Esta procesión pagana se mueve al ritmo de la música, la que surge del tabal y la dolçaina, además de las bandas de música que escoltan a las obreras. Este día está todo prácticamente permitido.

Ocimum basilicum

Propiedades de la albahaca

Las propiedades de la albahaca son muchas y no están demasiado difundidas. Por destacar algunas están el que combate el agotamiento, la depresión, la jaqueca y el insomnio, es antiespasmódica, digestiva, diurética y disminuye los estados febriles. También es excelente para calmar irritaciones cutáneas y tiene propiedades analgésicas, antisépticas y cicatrizantes.

Si se pretende secar, se recomienda hacerlo en ramilletes poco antes de florecer cuando posee su mayor concentración de aceites aromáticos, a la sombra con las hojas hacia abajo. Una vez seco, se puede moler y guardar en recipientes bien tapados.

La albahaca es utilizada como condimento aromático. Es de las más apreciadas, sobre todo en los platos italianos, el popular “pesto”, deliciosa salsa preparada a base de Albahaca, ajo, piñones y aceite de oliva, ideal para pizzas y platos a base de pasta. Combina muy bien con las pastas, ensaladas y el tomate. Es utilizada preferentemente fresca, ya que si no, pierde parte de su aroma y de ahí, que sea tan popular tener una planta de albahaca en la propia maceta o en el jardín para cortar directamente sus hojas de ella.

Compartir
Artículo anteriorCultivo del tomate
Artículo siguienteCalendario del jardín en septiembre
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta