Acer palmatum Atropurpureum

1583
acer palmatum atropurpurea

El Acer palmatum Atropurpureum o Arce japonés palmeado es nativo de Japón y de Corea del Sur. Pertenece a la familia de las Sapindáceas y se le conoce con nombres populares como Arce japonés, Arce enano, Arce palmado púrpura, Arce polimorfo, etc.

El Acer palmatum Atropurpureum está catalogado dentro del grupo de árboles pequeños, con una altura media de unos 5 a 6 metros, aunque puede llegar a alcanzar hasta los 10 metros.

Este pequeño árbol de crecimiento lento es de hoja caduca, muy decorativo por la elegancia y las coloraciones de sus hojas.

Sus hojas son palmadas lobuladas, de 5 a 9 lóbulos y con un tamaño medio de unos 10 centímetros. Destaca ornamentalmente sus colores purpúreos rojizos tornándose rojo brillantes en otoño.

Estas hojas cambian de color a lo largo del año. Así son de color rojo púrpura transparente en primavera, más tenue en verano, volviéndose rojo violáceas en otoño.

Florece a mediados de primavera. Sus pequeñas flores están en pequeñas cimas, teniendo 5 sépalos rojos o púrpuras y 5 pétalos blancuzcos.

Una vez fecundadas, producen frutos durante el verano con un par de samaras aladas, cada una de unos tres centímetros de largo, con semillas de casi un centímetro.

El Acer palmatum Atropurpureum se desarrolla mejor a media sombra que a pleno sol. El exceso de este asociado con una humedad relativa baja produce desecaciones en sus hojas. Por ello es recomendable ubicarlos en las zonas más umbrías y húmedas del jardín.

Prefiere los terrenos frescos y profundos que no les falte humedad, sobre todo durante los meses calurosos del año. Terrenos muy calcáreos producirá clorosis en su follaje.

No soporta bien las podas, por lo que estas se limitarán a ser ligeras y más bien de limpieza y saneamiento de ramas dañadas.

Pos sus características de desarrollo lento, el Acer palmatum Atropurpureum puede ser cultivado en maceteros de gran tamaño. En tal caso se puede trasplantar a uno mayor cada dos o tres años.

En cuanto a plagas, las orugas y los pulgones son los que pueden ocasionar algún daño, además de la araña roja, sobre todo en verano.

Su reproducción puede efectuarse mediante semilla. Para ello se aconseja colocarlas a remoj0 durante unos dos días.

No hay comentarios

Dejar respuesta