Sandías cúbicas

1694
sandia cubica

La idea de utilizar moldes para crear frutas con distintas formas en realidad no es nueva, aunque últimamente aparezcan en el mercado las famosas peras con forma de Buda y causen gran expectación.

Como ejemplo de ello podemos recordar la aparición hace ya unos años en Japón de sandías cúbicas, destinadas a un consumidor muy selecto que además está dispuesto a pagar precios elevados por ellas. Con el mismo método cultivan sandías con forma de pirámide o incluso de corazón.

Toda una moda sumamente manufacturada, nada masificada y dirigida a nichos de mercado de alto poder adquisitivo.

Sandías cúbicas

La técnica empleada para conseguir sandías cúbicas consiste en la colocación de los frutos de sandía pequeños en moldes semitransparentes para que durante su desarrollo dicho fruto se adapte al espacio disponible.

Pero aunque la forma sea caprichosa, el tamaño no lo es y para conjugar ambos conceptos… la elección de la variedad es vital. Una sandía de piel rallada tendrá mayor impacto visual que una de color negro con la misma forma. De igual manera, para conseguir sandías cúbicas pequeñas se debe de recurrir a variedades de fruto pequeño y viceversa, si se desea conseguir no sólo sandías cúbicas atractivas sino también sabrosas.

Sandías cúbicas

Y por supuesto, el fruto final de la sandías cúbicas debe de ser cuidado al máximo en su presentación ya que más bien ya no es una fruta… sino una ‘delicatessen’.

No hay comentarios

Dejar respuesta