Acer monspessulanum en jardinería

0
1260
acer monspesulanum

El Acer monspessulanum, por sus características, es muy indicado en jardinería como árbol para parques y jardines pequeños. Su frondosidad, sumado a la forma de sus hojas trilobadas y sus colores otoñales, la hacen muy especial para este cometido ornamental.

El Acer monspessulanum es un árbol de crecimiento muy lento, por lo que su mantenimiento es mínimo. Además resiste los inviernos muy fríos y sus necesidades de suelo son muy amplias ya que aunque prefiere los suelos frescos y calizos, puede vivir en los silíceos sin excesivos problemas.

Es originario de Europa y Asia Meridionales y en su hábitat, crece con otras plantas típicas de suelos frescos como Acer campestris, Quercus faginea, Prunus mahaleb, Sorbus aucuparia…

El Acer monspessulanum en jardinería lo podemos ubicar en zonas soleadas aunque soporta bien la sombra.

Se plantarán, aunque es un árbol de porte más bien pequeño que sitúa su altura en estado adulto alrededor de los 9 metros, tanto como ejemplar aislado o formando grupos para obtener pequeños bosques.

Acer monspessulanum

Requiere una cierta profundidad de suelo fresco y calizo, con humedad constante, sobre todo en verano. Aun así, ya decimos que es una planta muy silvestre y de hecho no es raro verlos en suelos pedregosos e incluso en situaciones rupícolas.

El Acer monspessulanum es un árbol caducifolio de follaje frondoso por lo que nos aportará sombra en verano y permitirá la entrada de luz en invierno.

Sus hojas son de forma peculiar: largamente pecioladas, trilobadas, coriáceas, subglabras, brillantes en el haz, con márgenes enteros. Estas tornan a color amarillo en otoño y caen normalmente hacia el mes de noviembre.

En cuanto a su floración prácticamente pasa desapercibida desde un punto de vista ornamental. Esta se produce durante la primavera entre los meses de abril y mayo, fructificando de septiembre a octubre.

Como curiosidad, su madera es muy apreciada en ebanistería y se usa para la fabricación de objetos de lujo e instrumentos musicales. Su leña es muy buen combustible y sus hojas se utilizan como forraje.

El Acer monspessulanum se multiplica tanto por semillas como mediante acodo.

Compartir
Artículo anteriorConclusiones Jornadas MDF
Artículo siguienteSiembra del Acer monspessulanum
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta