Bosques gestionados de forma sostenible

0
628
Bosques cultivados de forma sostenible

La gestión forestal sostenible es clave para preservar el futuro de los bosques.

A la hora de comprar productos cuya matera prima es la madera, por ejemplo, muebles de jardín, pavimentos de parquet o tarimas, pérgolas, cenadores, celosías, etc. hay una corriente en el consumidor que exige que estos productos procedan de bosques sostenibles. El objetivo: no contribuir al expolio de zonas boscosas que agredan al medioambiente.

Pero también hay otros muchos materiales, como por ejemplo el mobiliario o el papel, cuyos materiales, sea la madera o la celulosa, también deben tener su procedencia de forma controlada.

Así, partiendo que la gestión sostenible de los bosques debe ser imprescindible para garantizar la persistencia de los mismos, existen diversos instrumentos, como por ejemplo los llamados proyectos de ordenación. Estos permiten a sus propietarios, en un contexto de silvicultura, planificar y programar adecuadamente aquellos trabajos que deben realizar en sus montes, para que puedan obtener la rentabilidad esperada, a la vez que garanticen la regeneración vegetal.

Cultivo de bosques sostenible

Certificadoras de la gestión forestal de forma sostenible.

La definición oficial de certificación forestal dice “Es la evaluación por parte de una tercera parte independiente, cualificada y acreditada, quien certifica que las prácticas de gestión forestal cumplen una serie de normas de sostenibilidad acordadas colectivamente”.

Hay varias entidades internacionales que certifican que la gestión realizada ha seguido unos criterios de sostenibilidad preestablecidos. Esta certificación otorga un sello, tanto a las superficies forestales como a los productos obtenidos como resultado de un proceso industrial en el que la madera procede de bosques gestionados de forma sostenible.

Dos de las entidades que certifican en España y gozan del mayor reconocimiento a nivel europeo son FSC y PEFC.

La certificación de la gestión forestal sostenible contempla, entre otros aspectos y factores:

  • El inventario forestal.
  • La planificación de la ordenación.
  • La silvicultura.
  • El aprovechamiento.
  • Las repercusiones ecológicas, económicas y sociales de las actividades forestales.

Para obtener los certificados de gestión forestal sostenible, debe contemplar una certificación de la cadena de custodia, la cual evalúa la trazabilidad de las materias primas de origen forestal, y sus derivados a través de las distintas fases del proceso productivo.

Madera de bosques sostenible

Certificación Pan European Forest Certification – PEFC

Como hemos avanzado, una de las certificaciones es el Pan European Forest Certification (PEFC). Este se encarga de promover los objetivos relacionados con:

  • La conservación del medio ambiente.
  • La mejora de la productividad.
  • La promoción del desarrollo socioeconómico en entornos rurales.

El Pan European Forest Certification es una organización sin ánimo de lucro que nació a raíz de una iniciativa del sector privado forestal.

Certificación Forest Stewardship Council – FSC

Siguiendo con las entidades de certificación, también está el Forest Stewardship Council (FSC).

Este tiene como principal objetivo promover una gestión forestal responsable desde el punto de vista medioambiental, siendo, además, socialmente beneficiosa y económicamente viable.

La Certificación Forest Stewardship Council es de carácter independiente y también sin ánimo de lucro. Destacar que esta organización está avalada por prestigiosas ONG dedicadas a la protección del medio ambiente.

Bosques sostenibles de chopos

Día internacional de los bosques.

Sin duda los bosques juegan un papel vital en la vida. Y es por ello que gozan de su Día internacional de los bosques, establecido por Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de marzo.

Desde entonces se viene celebrando cada 21 de marzo, otorgándole cada edición un lema en el que se centra y coordinan las acciones a realizar ese año en concreto.

En este sentido, el lema del año 2022 fue Bosques, consumo y producción sostenible. Con él se centró un llamamiento a la utilización de madera y recursos forestales respetuosos con el medio ambiente, procedente de bosques gestionados de forma sostenible.

Y es que los productos de origen forestal son numerosos: madera, papel, cartón, fibras celulósicas de uso textil, tapones de corcho, carbón vegetal, biomasa, y otros productos no maderables como la resina o el caucho.

Gestión forestal sostenible.

Entre otras muchas acciones, para minimizar el cambio climático es indiscutible una correcta gestión sostenible de los bosques. Evitar el avance de la deforestación y mejorar el estado y tamaño de estos, permite mantener la biodiversidad.

Las áreas de la gestión forestal sostenible (GFS) es en realidad un concepto multidimensional y multipropósito, con elementos temáticos o áreas de gestión como: Extensión de los recursos forestales, diversidad biológica del bosque, salud y vitalidad del bosque, funciones productivas de los recursos del bosque, funciones protectoras de los recursos del bosque, funciones socioeconómicas de los recursos del bosque, marco legal, político e institucional.

Por ofrecer datos sobre los bosques en España, unos datos facilitados por la Subdirección General de Política Forestal y Lucha contra la desertificación perteneciente a la Dirección General de la Biodiversidad, Bosques y desertificación, aporta que los bosques gestionados de forma sostenible en España ascienden a 5,5 millones de hectáreas forestales ordenadas o sujetos a proyectos de ordenación (el 20% de la superficie forestal total). El 44% de la superficie pública está ordenada y en la propiedad privada, el porcentaje es del 11% (más de dos millones de hectáreas forestales).

Según esta misma fuente, la superficie arbolada en España está distribuida con un 6,1% en el Estado y Comunidades Autónomas, un 22,2% de entidades locales, un 2,3% en vecinales en Mano Común y un 69.4% en propiedades privadas.

La certificación forestal FSC (Forest Stewardship Council) como herramienta de acreditación adicional y voluntaria, acredita que alrededor del 70% del área certificada FSC en España, un total de 447 mil hectáreas y 33 titulares, se corresponde con pequeñas propiedades y de baja intensidad de gestión.

Resaltar que los bosques de baja intensidad de gestión se encuentran principalmente en el centro y sur del país, soliendo ser grandes bosques típicos mediterráneos, compuestos por encinas y alcornoques. Estos bosques suelen ser de baja rentabilidad, pero con una gran importancia en la conservación de los servicios ecosistémicos, así como para las forestales no maderables, como, por ejemplo, el corcho, los frutos, la miel y plantas aromáticas, la resina, la caza, la ganadería en extensivo, entre otros.

Por cierto, también hay que contemplar que su gestión forestal tiene un impacto positivo en la conservación de la biodiversidad, el suelo, las cuencas hidrográficas, el almacenamiento de carbono y los servicios recreativos.

Imágenes propiedad de Depositphotos

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí