La sandía

1911
sandías de colores

La sandía tiene como nombre científico Citrullus lanatus y pertenece a la familia de las Cucurbitáceas.

La sandía es una planta anual herbácea, de porte rastrero e incluso trepador si encuentra la estructura adecuada para hacerlo. Su fruto es ideal para consumirlo durante los meses más calurosos del año: su carne es de color llamativo, puede ser de varios colores según la variedad, es refrescante y de agradable sabor.

El sistema radicular de la Sandía es muy ramificado, teniendo en cuenta que su raíz principal es profunda, siendo sus raíces secundarias las que se distribuyen superficialmente.

Debido a los problemas de enfermedades de suelo así como técnicas en la búsqueda de aumentar la productividad, actualmente la raíz originária de la Sandía carece de valor ya que la totalidad de la sandía se cultiva injertada sobre patrón de C. Máxima x C. Moschata.

A nivel profesional, estas especies de patrones (C. Máxima x C. Moschata) que además son totalmente compatibles con la de Citrullus lanatus, se introdujeron en la provincia de Almería a mediados de la década de los 80 para resolver los problemas de fusarium en este cultivo.

Otra ventaja de estos patrones es que también ofrecen resistencia a la enfermedad del Verticilium y tolerancia al Pythium e incluso ciertos Nemátodos, confiriendo gran vigor a la planta y un potente sistema radicular.

Como decimos, los tallos de la sandía son de desarrollo rastrero. Primero emite un solo tallo. Este, cuando llega a tener de 5 a 8 hojas bien desarrolladas, desde dicho tallo principal comienza a emitir brotaciones a partir de las axilas de las hojas. De estos nuevos tallos se inician nuevas brotaciones y así sucesivamente… llegando a cubrir del orden de cuatro a cinco metros cuadrados cada planta.

En su conjunto, son tallos herbáceos de color verde, recubiertos de pilosidad que se desarrollan de forma rastrera, pudiendo trepar debido a la presencia de zarcillos bífidos o trífidos. Cada uno de estos tallos puede llegar a alcanzar hasta los seis 6 metros de longitud.

En cuanto a las hojas de la sandía, son pecioladas, pinnado-partidas, divididas en tres y cinco lóbulos que a su vez se dividen en segmentos redondeados, presentando profundas entalladuras que no llegan al nervio principal.

Su haz es suave al tacto y el envés muy áspero y con nerviaciones muy pronunciadas. El nervio principal se ramifica en nervios secundarios que se subdividen para dirigirse a los últimos segmentos de la hoja, imitando la palma de la mano.

Las flores son de color amarillo, crecen solitarias, son pedunculadas y axilares, atrayendo a los insectos por su color, aroma y néctar. Su corola es de simetría regular y está formada por cinco pétalos unidos en su base. El cáliz está constituido por sépalos libres de color verde.

Como curiosidad, la Sandía posee dos tipos de flores: masculinas y femeninas. Los dos sexos coexisten en una misma planta, pero en flores distintas (flores unisexuales).

Las flores masculinas poseen ocho estambres que forman cuatro grupos soldados por sus filamentos.

Las flores femeninas tienen aspecto de fruto incipiente. Poseen estambres rudimentarios y un ovario ínfero velloso y ovoide que se asemeja en su primer estadio a una sandía del tamaño de un hueso de aceituna. Esta característica permite diferenciar fácilmente las flores masculinas y femeninas.

Una vez fecundadas dan origen a un fruto que técnicamente es una baya globosa u oblonga. Su peso en la madurez oscila entre los 2 y los 20 kilos.

El color de la corteza puede variar en función de la variedad. Este puede ser uniforme de color verde oscuro, verde claro o amarillo… o a franjas de color amarillento, grisáceo o verde claro sobre fondos de diversas tonalidades verdes.

La pulpa de la sandía también puede ser de diferentes colores según la variedad: roja, rosada o amarilla. Y otra variable de interés es que sus semillas pueden estar ausentes (frutos triploides) o mostrar tamaños y también colores variables: negras, marrones o blancas dependiendo directamente de la variedad cultivada.

No hay comentarios

Dejar respuesta