Pasta con brócoli

1379
pasta con brocoli

El brócoli es una planta de la familia de las brasicáceas, antes llamadas crucíferas. Es un alimento saludable, aunque no deben de abusar aquellas personas que padezcan de hipotiroidismo. Tiene importantes propiedades anticancerígenas, que se potencian con su contenido de vitamina A, C y E, aminoácidos, zinc y potasio.

Previene las enfermedades vasculares al ayudar a eliminar el colesterol malo del organismo, también mejora la visión. Es muy nutritivo para las mujeres embarazadas por su alto contenido en ácido fólico, proteínas, calcio, antioxidantes, fibra y fósforo. Al cocinarlo desprende un olor algo desagradable para muchas personas. Se puede mitigar añadiendo al agua de cocción un par de cucharadas de zumo de limón.

Ingredientes para la pasta con brócoli:

  • Brócoli (un pomo pequeño para dos personas)
  • Pasta grande tipo ‘tortiglioni’
  • Queso parmesano en cuña
  • Aceite de oliva
  • Sal al gusto

Pasos para su elaboración:

  • Limpiamos y cortamos el brócoli en arbolitos grandes.
  • Cocerlo en agua hirviendo con sal, (entre 5/7 minutos aproximadamente)
  • Incorporamos a continuación la pasta y dejamos cocer durante diez minutos más todo.
  • Retiramos la pasta y el brócoli con una paleta espumadera para deshacer lo menos posible el brócoli
  • Espolvoreamos con un buen queso parmesano que previamente habremos rayado y aliñamos con un buen aceite de oliva y servirmos.
  • También podemos cocer el brócoli al vapor en un cestillo metálico y este a su vez introducido en la olla.

Ingrediente destacado: el queso parmesano

¡Sabías que para hacer un kilo de queso parmesano hacen falta 16 litros de leche. El parmesano es un producto con Denominación de Origen Protegida (DOP).
Únicamente el queso producido bajo las especificaciones recogidas en el Reglamento de producción puede llevar la marca Parmigiano-Reggiano.

El queso parmesano posee grandes cantidades del quinto sabor básico, el umami, vocablo que en japonés significa sabroso. Es uno de los cinco sabores básicos junto con el dulce, ácido, amargo y salado.

El parmesano se puede comer sólo, en ensaladas, pasta y sopas. También acompañado con miel, mermelada, higos o peras.

En Emilia Romaña, centro de Italia y patria del parmesano, el valor económico de este queso es tan alto que varias instituciones de crédito italiano lo aceptan como producto de garantía a la hora de conceder una hipoteca a los productores del mismo.

No hay comentarios

Dejar respuesta