Rosmarinus officinalis de monte

1967
Rosmarinus officinalis de monte

El Rosmarinus officinalis de monte, como su nombre indica es el que se puede encontrar en pleno bosque ya sea como planta aislada, la forma más común, o formando grandes manchas vegetales creciendo en grupo.

Habita prácticamente en todo tipo de suelos, aunque prefiere los calcáreos. De hecho, forma parte de los matorrales que se desarrollan en sitios secos y soleados, principalmente en ambiente de encinar.

Romero de monte

El romero de monte es el nombre más popular de esta planta. Su nombre científico es Rosmarinus officinalis y es una planta muy similar al Rosmarinus officinalis ornamental tradicional. Sin embargo, hay diferencias notables desde el punto de vista de su estética.

El romero ornamental, por selección genética, es de porte más compacto, tanto en ramas como en número de hojas, sus hojas suelen ser más gruesas y de color más intenso. En cambio, el romero de monte es más desgarbado y ‘salvaje’, creando unos tallos más tortuosos.

Respecto al ornamental, hay dos tipos bien diferenciados: el de porte erecto y el denominado rastrero (Rosmarinus officinalis prostratus). Todos ellos, los Rosmarinus officinalis, pertenecientes a la familia Lamiaceae y son nativos de la región mediterránea.

Centrados en el Rosmarinus officinalis de monte, posee un crecimiento como un arbusto de hasta 2 metros de altura, de forma erecto e incluso ascendente, abundantemente ramificados y pubescentes al menos en las partes más jóvenes.

Sus hojas son de dimensiones de 10 a 36 por 1 a 4,3 milímetros, lineares o linear-lanceoladas, con el haz verde, glabro o pubérulo, más o menos rugoso y envés densamente tomentoso.

Los pedicelos florales de este popular romero son pulverulentos y sus flores son de color azul-claro, rosa o blanquecinas dependiendo de la variedad o más en concreto de su genotipo.

Resiste perfectamente etapas degradadas por la tala o quema o laderas pedregosas o erosionadas. Y vegeta en altitudes variables que oscilan entre los 0 y 1.500 metros. Lo podemos encontrar fácilmente en la Región Mediterránea, extendiéndose hasta Portugal y el Noroeste de España.

En cuanto a su floración, el Rosmarinus officinalis lo hace durante dos períodos del año. Uno de marzo a mayo y otro de septiembre a octubre. Su semilla madura en su floración primaveral de mayo a junio, momento ideal para la recogida de los frutos mediante el sistema de ‘ordeño’.

Su fruto tiene forma de cáliz (núcula) con un tamaño de 2 a 2,8 milímetros, glabras, formado por cuatro pequeñas nuececillas de color parduzco.

En cuanto a sus semillas son de 2 a 2,8 milímetros de aspecto globosas, con cubierta seminal lisa de color marrón oscuro.

Plantel de rosmarinus officinalis

Cultivo del romero de monte

El cultivo del romero de monte comienza con su siembra. Se puede reproducir también por esqueje, pero este tipo de romero se realiza por semilla para mantener su diversidad genética. Dicho de otra manera, se evita su clonación.

Y se hace así porque por selección natural, el romero de monte ha conseguido llegar a un gran número de genotipos.

Este romero es una especie cuyas aplicaciones forestales están muy limitadas, pero de bastante interés para trabajos de jardinería, y repoblaciones de carácter productor. El cultivo puede realizarse en envase forestal de 200-300 centímetros cúbicos, en siembras tempranas de otoño-invierno. Las siembras siempre deben ser lo más tempranas posibles, para obtener planta tipo de una savia o dos savias, con un tamaño final de 15 a 20 centímetros de altura.

La extracción de la semilla se realiza mediante trillado, aventado y separación densimétrica, con un rendimiento aproximado del 2,5%. Su almacenamiento en frío y ambiente seco.

El romero de monte no requiere tratamiento pregerminativo alguno. Se mejoran los resultados si se estratifican de 30 a 60 días en arena húmeda a 2-3°C antes de la siembra.

La pureza de la semilla puede estar en torno al 95% y con un poder germinativo entre el 78 y 99%. Se siembran en bandejas alveolares sobre un sustrato turboso, con buena aireación y buen drenaje.

La germinación es epigea. Plántula de 4 a 5 centímetros, con hojas primordiales lineares, ligeramente agudas, de color verde blanquecino.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí