Ruta graveolens, una aromática muy especial

1618
ruda flor

Planta medicinal, planta aromática, incluso… ¡planta mágica!, la Ruta graveolens, una aromática muy especial y más conocida como Ruda, es una especie perteneciente a la familia de las Rutaceas y es originaria del sur de Europa.

La Ruda crece de forma arbustiva en pleno campo, preferiblemente en áreas mediterráneas ya que tolera muy bien los ambientes cálidos con suelo seco. El aroma de sus hojas es tan peculiar que no deja indiferente a nadie: mientras a unos les encanta… a otros lo detesta. Pero algo tiene en especial cuando se cultiva como planta ornamental de jardín, como hierba medicinal y de condimento, aunque esto último de forma más que discutible.

Con una altura que puede superar ligeramente el metro de altura, la Ruda se comporta como arbusto muy ramificado que puede vivir varios años. Dada esta longevidad, su tallo puede volverse leñoso.

Las hojas de la Ruda graveolens son semi-perennes, de color verde azulado, desarrollándose de forma alternas, compuestas por varios segmentos de los cuales los laterales son alargados y el terminal ovalado o blanquecino, de consistencia algo carnosa. El conjunto de su follaje, asociado al olor peculiar y penetrante que desprende… sobre todo si es tocada, le proporcionan su particular valor ornamental. El sabor de las hojas es ligeramente picante pero éste queda enmascarado por el intenso aroma que despide.

Las flores de la Ruda graveolens no son su principal atractivo ornamental como decimos. Estas se forman en ramilletes y tienen entre cuatro y cinco pétalos de color amarillo vivo. Una vez fecundadas, su fruto es una especie de cápsula con cinco lóbulos en el que se encuentra sus semillas.

No hay comentarios

Dejar respuesta