Gerris lacustris, el insecto zapatero

4927
insecto zapatero

Gerris lacustris, el insecto zapatero o zancudo de agua, es un Hemíptero perteneciente a la familia Gerridae. Insecto muy común en muchos lugares de las aguas dulces de Europa, lo podemos ver en orillas de pantanos, ríos, lagos, balsas y estanques… en aguas estancadas o de escasa corriente.

El Gerris lacustris, el insecto zapatero, es muy popular como habitante en lagos y estanques de los jardines, llamando con sus movimientos la atención de los más pequeños de la casa ya que parece como si la fuerza de la gravedad no tuviese nada que ver con ellos, caminando sobre las aguas con total facilidad.

Su tamaño oscila entre los dos y tres centímetros de longitud. Sobre su cabeza posee largas antenas y grandes ojos. También posee tres largos pares de patas, de las cuales, las cuatro traseras las utiliza para impulsarse y como timón, mientras que las dos delanteras, algo más cortas, las utiliza para atrapar a sus presas.

El Gerris lacustris, el insecto zapatero, es un insecto carnívoro que se alimenta de otros insectos ya estén vivos o muertos. Por ello, es considerado un insecto útil en los estanques ya que ayuda a mantener el estanque limpio de otros insectos como por ejemplo los mosquitos.

Su ciclo es como otros muchos Hemípteros. Pasa su estado adulto invernando, ocultado entre las plantas acuáticas o maleza cercana al agua. Con la llegada de las buenas temperaturas, sobre el mes de marzo o abril, se empiezan a ver sobre las aguas. Las hembras suelen ser mucho más grandes que los machos.

En esos momentos empieza su multiplicación apareándose y las hembras depositan los huevos sobre las plantas acuáticas. La producción de huevos se ve limitada por la cantidad de recursos alimenticios que están disponibles para la hembra. Dicho de otro modo, entre más comida hay más huevos produce.

Gerris lacustris, el insecto zapatero

A las dos semanas de la puesta, se produce la eclosión. Este tiempo depende notablemente de la temperatura. El pequeño insecto pasará por una serie de mudas, también llamadas estadios, típicos de la metamorfosis complicada de este tipo de insectos. Al mes de eclosionar y tras varias mudas, las larvas se convierten en adultos.

Pueden haber varias generaciones a lo largo del año, ya que el Gerris lacustris, el insecto zapatero, estará activo hasta la llegada del otoño, sobre el mes de noviembre.

Como hacíamos referencia, el insecto zapatero se desliza sobre el agua apoyándose en su larguísimo segundo y tercer par de patas. Mientras que el segundo se da impulso, el último tiene además la función de timón para ir en cualquier dirección. Cada uno de estos dos pares de patas poseen una almohadilla apical formada por pelos hidrófobos, que consiguen formar una minúscula bolsa de aire sobre la superficie, lo que la mantiene en flotación constante.

El primer par de patas o delanteras, de menor longitud, quedan libres y están atentas para la captura de otros pequeños insectos, de los que se alimenta con voracidad. Estos pueden estar en o por debajo de la superficie del agua.

El Gerris lacustris, el insecto zapatero, es de color más o menos marrón oscuro y también tiene todo su cuerpo cubierto con miles de pelos minúsculos que poseen un revestimiento similar a la cera.

No hay comentarios

Dejar respuesta