Los jardines de Monet

2453
nympheas2

A quien un día dijera, a modo de resuelta revelación, que su más bella obra maestra era su propio jardín, Claude Monet (París, 1840 – Giverny, 1926) los jardines de su casa le sirvieron para inspirar muchos de sus mejores cuadros. Durante 16 años Monet pintó los jardines en la hermosa serie de obras llamada “Nympheas”. Pintó una y otra vez las ninfeas o nenúfares del estanque en su casa de Giverny, donde pasó sus últimos años y donde casi ciego, pintó las plantas y flores de los jardines, el puente japonés, el estanque y diversos espacios de los jardines de Giverny.

nympheas-monet21Nympheas de Monet (ampliar imagen)

Como el mismo Monet reconoce, su interés por los nenúfares de su jardín llega a ser obsesivo. Sin duda Monet estaba muy orgulloso de su jardín. «Estos paisajes de agua y de reflejos me obsesionan. Todo esto está más allá de mis fuerzas de viejo, pero quiero representar lo que siento»

En 1998, su Bassin aux nymphéas et sentier au bord de l’eau se vendió en la prestigiosa galería londinense de Sotheby’s por 19´8 millones de libras, unos 33 millones de dólares. Nunca un estanque con nenúfares había dado tanto de sí.

monet nympheasNympheas de Monet (ampliar imagen)

Estas obras del maestro impresionista pueden verse actualmente en el Museo de l´Orangerie.

A Monet, sin duda, le gustaba pintar al aire libre como a todos los pintores impresionistas, por lo que cultivó el gusto por el paisaje que a menudo aparece salpicado de fuertes colores debido a la presencia de floridos jardines. No solo en su serie nymphéas, sino en otras muchísimas obras realizadas a lo largo de su larga vida, podemos observar la presencia de flores y jardines.

les-coquelicots-a-agenteuil1
Les Coquelicots a Agenteuil de Monet (ampliar imagen)

En la imagen inferior, podemos ver un cuadro de su amigo Renoir, otro pintor impresionista al que también le gustaban las flores y jardines, donde vemos a Claude Monet pintando el jardín de Agenteuil.

Monet pintando por RenoirMonet pintando el jardín de Agenteuil, de RENOIR (ampliar imagen)

2 Comentarios

  1. Muy curiosa la obsesión de Monet por el jardín. Y estoy totalmente de acuerdo en que nunca un estanque con nenúfares había dado tanto de sí. Me refiero al dinero, claro.

Dejar respuesta