Nadaletas

160
Flores de Narcissus dubius

Las nadaletas (Narcissus dubius) es un tipo de narciso que rara vez la vemos en jardinería. Lo normal es encontrarlas creciendo por su hábitat natural que corresponden a pastos, zonas de matorrales despejados y montes rocosos con terreno arcilloso, con yesos y calizas, casi siempre en ambientes secos y soleados.

Se considera que es originaria del sur de Francia y levante peninsular, por lo tanto, creciendo en ambientes de clima mediterráneo.

Sus flores pueden utilizarse como flor cortada, cuando se recolectan directamente del campo o jardín, sabiendo que es una especie protegida. Pero las nadaletas también poseen algunas propiedades medicinales que son aprovechadas para la elaboración productos medicinales.

El Narcissus dubius se enmarca dentro del grupo de bulbos de otoño. Se les llama bulbos de otoño porque son los apropiados para plantarse solamente durante este período de tiempo.

Narcissus dubius

Su nombre científico es Narcissus dubius, pertenece a la familia Amaryllidaceae y su nombre más popular es el de nadaleta, aunque también como narciso blanco.

El Narcissus dubius es una planta bulbosa, por lo que una vez naturalizada, crece todos finales de invierno o principios de primavera según el clima. Es una especie herbácea y perenne.

Su bulbo es pequeño que suele estar enterrado a una profundidad media de unos 7 centímetros. Este bulbo está provisto de varias capas de túnicas de color castaño, oscuras.

Sus hojas son largas, lineares de prácticamente medio centímetro de anchas y unos 30 de largas. Son rectas, con extremo romo y de color verde oscuro.

Emite tallos florales glabros, sin hojas, de aspecto aplanado y algo céreos. Estos terminan en una bráctea o espata única, papirácea, que protege inicialmente entre dos a diez flores. Estas flores emergen en forma de umbela.

Florece durante los meses de diciembre a marzo. Sus flores son olorosas con un sutil perfume. Son pecioladas, blancas con tonos ligeramente amarillos o color crema en la antesis.

Su corola central es de aspecto tubular. Y aunque se considera una especie con corona predominante en blanco, también las hay de varias intensidades en las que está presente el amarillo como protagonista. Sus frutos son una cápsula trilobulada.

Flores de Narcissus dubius

Cuidados de las nadaletas en el jardín

Los cuidados del Narcissus dubius en el jardín son mínimos, ya que se trata de una planta muy silvestre. Es una bulbosa que una vez plantada, se naturaliza rápidamente llegando a formar parte del paisaje año tras año, como sucede con otras muchas bulbosas. Por lo tanto, no es necesariamente obligatorio tener que arrancar sus bulbos una vez terminado su ciclo vegetativo aéreo.

Para que se naturalice correctamente, tenemos que tener cuidado en elegir los espacios y condiciones adecuados para que se desarrolle correctamente.

Uno de estos factores es la ubicación. Elegiremos lugares preferentemente de semisombra, ya que la exposición directa a la luz solar durante largos periodos de tiempo puede dañar la flor. Ojo, esto no quiere decir que vegete mal, sino que ayudará a que su floración sea más ornamental. Evitaremos su plantación debajo de árboles que proporciones mucha sombra.

Por supuesto, como planta propia de clima mediterráneo, prefiere las temperaturas suaves, aunque toleran temperaturas bajas siempre y cuando no sean muy extremas.

El terreno o sustrato para su plantación deber ser suelto, fértil, rico en materia orgánica y con humedad, a la vez de buena capacidad de drenaje.

Las nadaletas son plantas muy sensibles al encharcamiento. Por ello, los riegos deben ser frecuentes, pero poco abundantes para mantener el suelo constantemente húmedo. El exceso de agua puede provocar la pudrición de los bulbos.

No requiere de una fertilización especial, basta con el abonado de mantenimiento del jardín, sin que este sea muy rico en nitrógeno para evitar un crecimiento muy tierno de la planta.

Flores de Narcissus dubius

Plagas y enfermedades del Narcissus dubius

En cuanto a plagas, el Narcissus dubius puede ser atacado por los nematodos, la mosca del narciso, el mosquito de los bulbos, pulgones, el Tarsonemus laticeps y la Galeruca de los narcisos (Xanthogaleruca luteola).

Las enfermedades con más posibilidades de ataque están la podredumbre del cuello, el Penicillium sp. la Botrytis cinerea, la roya, la Septoriosis y Heterosporiosis.

Como podemos ver, tanto la mayoría de plagas como de enfermedades, son problemas que atacan a la parte del bulbo. Por ello es muy importante mantener su cultivo en las mejores condiciones de clima y suelo.

Cultivo de las nadaletas

El cultivo de las nadaletas se puede llevar a cabo mediante la división de sus bulbos.

La técnica de multiplicación del Narcissus dubius consiste en la separación de bulbillos cuando se arrancan tras el reposo de verano. Estos pequeños bulbos se desarrollan en la base de los bulbos principales.

El momento de hacerlo, como hemos adelantado, es una vez la planta se agosta y prácticamente desaparece visualmente del jardín.

Es entonces, cuando se arrancan, se limpian, separan y se deja secar durante unos días. Estos se guardan en un lugar en un seco, oscuro y fresco hasta el otoño, momento en el que se vuelven a plantas.

Una vez plantados, en tierra bien mullida y enterrados sus bulbos de 3 a 10 centímetros según el tamaño de los mismos (cuanto más grandes se plantan a mayor profundidad), se riegan y a esperar que broten.

Los bulbillos no florecerán ese primer año y a cambio, sus bulbos adquirirán más tamaño. Solo los de tamaño medio y grueso florecerán.

Los bulbos de nadaletas pueden estar durante varios años en el jardín. Es lo que se llama bulbos naturizados, formando parte del catálogo vegetal perpetuo de la zona.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí