Riego subterráneo en el jardín

1121
riego subterraneo

El sistema de riego subterráneo en el jardín es confundido habitualmente como riego enterrado y en la realidad nada tienen que ver entre sí.

Es importante destacar que le riego subterráneo en el jardín posee una perfecta eficiencia de riego. Para ello, los elementos que lo componen suelen estar técnicamente bien desarrollados. Dicho de otra manera: no es un sistema de riego cualquiera que lo enterramos y ya está… es un sistema perfectamente estudiado y diseñado para este fin.

Riego subterráneo en el jardín

El sistema de riego subterráneo consiste en una red de tuberías perfectamente distribuidas por el jardín y enterradas a una profundidad concreta. La distancia entre tuberías puede oscilar entre los 20 a 40 centímetros y la profundidad alrededor de los 30 o 40. Todo dependerá de las pendientes del terreno, longitud entre emisores de agua en la tubería, calidad del terreno y tipo de vegetación a regar.

Las tuberías… normalmente de polietileno, llevan incorporados cada cierta distancia unos goteros por los que sale el agua de riego. Estos goteros son autocompensantes para que el caudal sea el mismo en toda su longitud, además de poseer un diseño en su fabricación que impida que por sus orificios entren las raíces y los obstruyan.

Simultáneamente a todo esto, en el llamado cabezal de riego, debe de poseer unos sistemas de filtrado eficiente para evitar obstrucciones en los goteros, así como un equipo de presión y programación adecuado.

En realidad, el riego subterráneo en el jardín es un ‘sistema’ que es eficiente si no falla ninguna de las fases en que se compone.

No hay comentarios

Dejar respuesta