Cala blanca y cala de colores

300
Calas de colores

La tradicional cala (Zantedeschia Aethiopica) de flor blanca ha estado presente en el mercado ornamental y por lo tanto en muchos hogares y jardines, ya sea como planta en maceta o lindando sobre el terreno a orillas de los estanques por tratarse de una planta acuática de ribera.

En este artículo trataremos también las llamadas calas coloreadas… plantas con gran diversidad de colores, aspecto que les ha permitido reaparecer y aumentar su mercado, incluido en el de la flor cortada.

Zantedechia spp. de colores

Como introducción tenemos que tener presente que para centrarnos en las calas de colores ya no tratamos sólo a la especie Zantedeschia Aethiopica, sino a un conjunto de ellas en la que se contemplan además, otras como por ejemplo la Zantedeschia albomaculata, Zantedeschia elliotiana, Zantedeschia jucunda, Zantedeschia pentlandii, Zantedeschia rehmanii,… e incluso híbridos entre algunas de ellas.

Las firmas obtentoras de nuevas variedades como por ejemplo la firma kapiteyn (www.kapiteyn.nl) mantienen programas de obtención de nuevas variedades de cala que permiten poner en el mercado ornamental nuevos colores de cala tanto en el ámbito de la planta en maceta como en el de la flor cortada (flores frescas).

El género Zantedeschia spp. pertenece a la familia Araceae, la misma a la que pertenecen otras plantas ornamentales muy destacadas: el Pothos (Epipremnum aureum), el surtido grupo de los Philodendros (Philodendron spp.) o el de los Anturios (Anthurium spp.). Todas ellas son plantas herbáceas con un rizoma del que parten sus tallos y hojas. También sus hojas suelen ser lustrosas y dotadas de largos pecíolos. En cuanto a las erróneamente llamadas flores, en realidad son inflorescencias denominadas espádices, formadas por un eje carnoso y vistoso sobre el que están las diminutas y reales flores de ambos sexos. Dicho espádice está rodeado por una vistosa hoja modificada llamada espata de aspecto tubular o de trompeta y que es la que le da su colorido ornamental, pudiendo ser blanca o coloreada.

Cala blanca

Origen del comercio de la cala

Todo se remonta al siglo XV cuando al establecerse la ruta marítima hacia la India para el comercio entre oriente y occidente, se bordea el cabo de Buena Esperanza que con el tiempo también entra en el juego mercantil. Un par de siglos después ya no sólo se transportaban especias, seda y otros productos exóticos, sino que a ellos se incorporaban numerosas especies vegetales desconocidas hasta entonces ya sean hortofrutícolas como ornamentales. Entre ellas las calas.

Originarias de Sudáfrica fueron introducidas en Europa en los jardines botánicos de destacadas ciudades. Con el tiempo las calas se han globalizado y se pueden encontrar en viveros, jardines y hogares de numerosas regiones tropicales y subtropicales de la tierra.

Diferencias entre cala blanca y cala de colores

Cuando nos referimos a la cala blanca y la cala de colores nos referimos, como ya hemos avanzado, a diferentes especies. Así también debemos saber que presentan entre ellas diferentes morfologías y hábitos de crecimiento.

Desde este punto de vista podemos hacer dos grupos de calas:

  • El primero el de la tradicional cala blanca, liderado por la especie Zantedeschia Aethiopica y que es propia de lugares húmedos. Es una planta muy robusta que puede superar fácilmente el metro de altura, posee rizoma como órgano de almacenaje y conserva sus hojas durante todo el año.
  • En cambio, las calas de colores lo componen las mencionadas Z. albomaculata, Z. elliotiana, Z. jucunda, Z. pentlandii, Z. rehmanii,… e híbridos, siendo casi todas ellas propias de lugares menos húmedos y más cálidos. Suelen ser de menor tamaño, no llegando al metro de altura. Tras su floración y ante la llegada del invierno suelen perder todo su follaje y sólo permanecen sus órganos de almacenamiento (tubérculos o bulbos).

Nuevas variedades de cala de colores

Si bien no se producen prácticamente nuevas variedades de cala blanca (Zantedeschia Aethiopica) sino más bien mejoras de ella, si se dan en la cala de colores. Por ello estas son un producto en alza en el mercado ornamental, pudiendo cultivarse tanto en invernadero como al aire libre.

Centrados en las calas de colores, estas se pueden reproducirse por semillas, división de sus tubérculos y cultivo in vitro o micropropagación. Aquellas variedades fruto de hibridaciones, su multiplicación por semillas no es una opción válida, propagándose posteriormente de forma clonal ya sea mediante división de rizoma o técnica in vitro.

Venta de la cala blanca y de colores

La comercialización de la cala blanca y de colores se encuentra en pleno auge. Se pueden conseguir en forma de rizomas en bolsas, cultivadas en maceta y como flor cortada en arreglos florales.

En poco tiempo se ha incrementado el juego varietal como fruto de los programas de mejora liderados por Nueva Zelanda y Países Bajos.

La venta de la cala mediante rizoma se enmarca dentro de los llamados bulbos de primavera, con su siembra (plantación) de febrero a abril para obtener su floración de julio a octubre.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí