Plantas para reducir la temperatura de nuestro hogar

100
Plantas para mejorar el aire de casa

Para combatir el calor dentro de nuestras casas se suele recurrir a equipos de refrigeración con todo lo que ello supone en costes de energía. Pero ¿nos podemos plantear como combatir el calor con la propia naturaleza?

Pues sí. Se puede tener plantas para reducir la temperatura de nuestro hogar. Una manera más sana y sostenible, a la vez que económica, porque este tipo de plantas viven muchos años.

Antes de seguir, es interesante aclarar que con plantas no vamos a conseguir rebajar la temperatura de forma drástica. Lo que, si se consigue, es crear un ambiente más refrescante y agradable, con una humedad ambiente más alta y una sensación de confort más sana.

¿Todas las plantas reducen la temperatura de nuestro hogar?

A la pregunta ¿Todas las plantas reducen la temperatura de nuestro hogar? La respuesta es sí, aunque con matizaciones. Todas las plantas transpiran y aportan humedad al ambiente, por lo que contribuyen a bajar la temperatura.

Sin embargo, no todas ellas son las más eficientes. Debemos partir de la base de que, por ejemplo, la mayoría de las plantas crasas, suculentas y cactus están adaptadas a crecer en ambientes extremos en zonas desérticas, con temperaturas muy altas y humedad ambiente baja. Por lo tanto, han desarrollado métodos de ahorro de agua y no aportarán esa cantidad de humedad esperada dentro del hogar.

Tampoco, al tener sus hojas modificadas y su superficie adaptada esas condiciones extremas, retendrán partículas en suspensión (polvo) mejorando la calidad del aire que respiramos. Eso sí, sus formas ayudan a crear espacios muy agradables desde un punto de vista ornamental y como avanzamos, aunque a menor escala que otras plantas, algo contribuyen a la mejora del ambiente.

Plantas grandes para el hogar

Entonces, ¿Qué plantas reducen la temperatura de nuestro hogar?

Y a la pregunta ¿Qué plantas reducen la temperatura de nuestro hogar? La respuesta es todas aquellas que posean una mayor masa foliar y sus hojas no sean coriáceas. Y por supuesto, cuanto más tamaño mejor, por lo que tener unos cuantos ejemplares de este tipo de plantas es recomendable.

Por supuesto, no dejamos de hablar de plantas ornamentales y con ello, un punto vital en su elección es el gusto de las personas que habitan en ese hogar. Estas además deben formar parte de la decoración, participar de la arquitectura de la casa y no invadir espacios para las plantas. Se trata de vivir en armonía y ganar en calidad de vida.

Algunas plantas para reducir la temperatura de nuestro hogar

Podemos partir de optar por las plantas frondosas, aquellas más capaces de vivir en condiciones de poca luz. Nos referimos a plantas de interior. Aquí, también entra en escena el grado de “habilidad” en el cuidado de las plantas que posean sus propietarios.

En cuanto a su porte, se pueden plantear algunas de pequeño tamaño como puntos ornamentales sobre mesitas, estanterías o colgantes. Y las más potentes, como plantas de porte medio a grande, que pueden colocarse en el salón o entrada de la casa si hay buena iluminación.

A continuación, y por aportar algunas ideas, exponemos algunas plantas de porte grande para reducir la temperatura de nuestro hogar.

La Areca. Se trata de una palmera muy conocida y utilizada en el mundo de la decoración de interiores como planta de interior. Se suelen comercializar en contenedor con lo que estamos ante una planta de porte medio a grande y su frondosidad viene dada porque suelen plantarse varias plantas en un solo recipiente.

Es una palmera que requiere pocos cuidados y en su conjunto aporta una gran masa foliar. Son elegantes y transmiten un toque exótico al espacio que ocupan. Su color verde nos sumerge en un clima tropical visualmente.

Como la gran mayoría de plantas, además de a ayudar a combatir el calor, es capaz de eliminar sustancias tóxicas del ambiente.

Ficus benjamina. Estamos ante un clásico, pero no por ello menos interesante. Si bien lo tradicional son los Ficus benjamina de hoja de color verde, actualmente hay, por una parte, variedades de hojas matizadas en diferentes combinaciones de color, así como especies similares de ficus que, en su conjunto, nos proporcionan un amplio catálogo de posibilidades.

El Ficus benjamina, es una de esas plantas que pone de manifiesto el “síndrome de la casa nueva”, que consiste en la caída abundante de hojas cuando se coloca en la casa tras comprarla. No hay que alarmarse y sí, tener un poco de paciencia. Una vez que el ficus termine de tirar sus hojas, volverán a salir en igual o más cantidad otras nuevas. Estas, ya adaptadas al nuevo ambiente del hogar. Este hecho es consecuencia de una aclimatación de la planta a un nuevo espacio.

Esta planta es muy rústica y con apenas cuidados, vegetará muy bien.

Cuidado de las plantas en interior

Helechos. Estas plantas, de aspecto frondoso, generan una buena masa foliar y como planta, apenas requiere cuidados específicos.

El helecho ayudará a rebajar algunos grados la temperatura, aportará al ambiente un alto nivel de humedad, purificará el ambiente a la vez de crearlo mucho más agradable.

Esta planta puede colocarse sobre un pie en alto, o estar colgada sobre alguna pared o rincón de la casa.

Chlorophytum comosum. Es una planta muy popular y es conocida también como “Cinta”. Sus largas hojas crean masas foliares elegantes a la vez que densas. Es muy rústica y de crecimiento rápido. Al igual que los helechos, puede colocarse sobre un pie en alto, o estar colgada sobre alguna pared o rincón de la casa.

El Chlorophytum comosum es capaz de absorber el calor de forma efectiva. También es una especie muy eficaz para combatir elementos tóxicos del ambiente.

La Pachira aquatica. Comercializada normalmente con un tronco trenzado, crea copas de amplias hojas, ofreciendo en su conjunto un aspecto ornamental muy peculiar. Tampoco es exigente en sus cuidados y contribuye eficazmente a aportar humedad la ambiente y con ello rebajar unos grados la temperatura del espacio que ocupa.

Jardines verticales. Y no olvidemos el concepto de los jardines verticales. En este caso pueden colocarse a modo de cuadros o murales sobre alguna pared, aportando, además de las virtudes de las plantas ya comentadas, un impacto visual agradable.

Estos murales pueden componerse con numerosas plantas de portes más pequeños. Según el gusto de quien desee hacerlo, puede componer bellas estampas naturales a base de Tradescantia, Spathiphyllum, helechos, Philodendron scandens, etc.

Como podemos ver, las opciones son innumerables. Poner plantas en el hogar es mejorar la calidad de vida en todos los sentidos.

Imágenes propiedad de Depositphotos

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí