El trasplante de los Ficus

0
1672
ficus robusta

El trasplante de los Ficus debe realizarse a una maceta mayor para adecuar la parte radicular a la parte de su follaje. El trabajo de transplante puede realizarse desde cada año a cada dos o tres años, según el vigor de la planta y tipo de ésta.

Para el trasplante de los Ficus, el recipiente elegido debe ser sólo un poco superior al que ya posee. Como referencia podemos tomar que la maceta actual quepa en el interior de la nueva, sobrando entre dos y cuatro dedos alrededor entre las dos macetas.

Así conseguiremos que las raíces nuevas aprovechen al máximo el nuevo sustrato durante el tiempo que va a permanecer en esta nueva maceta.

Las fechas más indicadas para el trasplante de los Ficus es durante la primavera y verano, cuando la planta está en un ambiente de buena temperatura. En cuanto el sustrato ideal, este se puede encontrar en los centros especializados, funcionando perfectamente un “sustrato universal” o “sustrato especial plantas de interior”.

Tras adquirir un ejemplar de Ficus Benjamina, Ficus robusta, etc. en nuestra tienda especializada, lo primero que hacemos es ubicarlo en el lugar donde teníamos previsto disfrutar de su elegancia ornamental. A partir de ese mismo instante, este ficus pasa a formar parte del hogar y como ser vivo que es… de nosotros mismos al igual que sucede con un animal de compañía.

Lo normal es que el Ficus pueda permanecer en su maceta durante varios meses sin necesidad de un cambio urgente, ya que éste se comercializa en el momento ideal para ser disfrutado sin necesidad de precauciones especiales salvo los riegos y abonados oportunos. Pero por su vigorosa naturaleza, a los pocos meses quizá nos ‘pida’ un cambio de maceta donde pueda continuar creciendo. Debemos saber que tanto sus raíces como su parte foliar, deben ir desarrollándose de manera proporcionada.

A partir de aquí existen principalmente dos opciones sobre el trasplante de los Ficus. La primera trasplantarlo al jardín de la casa (plantarlo al exterior) y la segunda pasarlo otra maceta mayor con el fin de que tenga más sustrato donde desarrollar sus raíces. También se puede dar el caso de que queramos transplantarlo simplemente a otra maceta más decorativa. Para cada uno de estos casos y sus posibles variantes, pasamos a describir las distintas metodologías a seguir.

Más artículos sobre el trasplante de los Ficus:

No hay comentarios

Dejar respuesta