Santolina chamaecyparissus

3558
Planta en jardín de Santolina chamaecyparissus

La Santolina chamaecyparissus es una de las plantas aromáticas y medicinales más populares del arco mediterráneo español.

Aunque es una planta silvestre, se ha mejorado mucho genéticamente mediante selección de plantas de cara a conseguir variedades que se comporten lo mejor posible ornamentalmente en su uso en jardinería.

Estas mejoras contemplan un crecimiento más compacto, más frondosidad en la vegetación. Floración más abundante y rusticidad ante suelos pobres.

Santolina

La santolina o manzanilla basta

Su nombre más popular es la santolina, si bien también se le conocen mediante otros como: abrótano hembra, boja, cipresillo o cipresilla, guardarropa, lino santo, hierbapiojera, hierba lombriguera, manzanillera o manzanilla basta, por ejemplo.

La Santolina chamaecyparissus pertenece a la familia Compositae (Asteraceae) y es una planta de carácter mediterráneo. Originaria del Sur de Europa, también puede encontrarse en el norte de África e incluso en Norteamérica.

Como planta, posee numerosos tallos delgados sobre los que crecen hojas de aspecto algodonoso. Estas son de color verde grisáceo, estrechas, lineales, divididas, carnosas y aromáticas. Cuando se frotan, desprenden un intenso olor que recuerda a la manzanilla.

En su crecimiento se muestra como un pequeño arbusto perenne que no suele superar el medio metro de altura.

En cuanto a su floración, en España florece durante la primavera, que puede aparecer también ocasionalmente durante el verano, con una segunda floración en otoño.

Sus inflorescencias son de gran atractivo ornamental. Estas se muestran con forma de cabezuelas hemisféricas (capítulos) con flores de color amarillo intenso. Son flores tubulares, solitarias y colocadas al final de sus ramas desprovistas parcialmente sin hojas.

Flores de Santolina amarilla

Plantación y cuidados de la santolina

La Santolina chamaecyparissus es indicada para la xerojardinería por sus bajas necesidades de riego. En jardinería mediterránea, es también muy popular, compartiendo espacios con el romero, la salvia, el tomillo o la lavanda. Todas ellas son plantas aromáticas y populares.

Su utilización en jardinería está indicada en la creación de rocallas, en borduras para limitar distintas áreas o en masas para cubrir grandes superficies.

La compra de la santolina puede ser a principios de otoño o en primavera. Esta se realiza en viveros, centros de jardinería y tiendas especializadas en macetas de porte pequeño a medio, de 10 a 17 centímetros de diámetro.

Su plantación debe ser a plenos sol. Resiste muy bien tanto las sequías moderadas como las heladas suaves.

El momento adecuado para su poda es en otoño después de finalizar la floración. Esta puede ser bastante severa para favorecer una brotación desde las partes bajas y evitar zonas desprotegidas interiores. Durante el año, se pueden realizar podas de mantenimiento, basadas en la eliminación de flores marchitas y ramas muy crecidas o deterioradas.

<Esquejes de Santolina chamaecyparissus

Cultivo de la santolina

Cultivo de la Santolina chamaecyparissus, aunque puede multiplicarse por semilla, a nivel profesional se suele recurrir a su propagación mediante esqueje.

Para ello se utilizan tanto esquejes apicales como de trozo de tallo (interdonales) con varias hojas y una longitud total de unos 5 a 8 centímetros.

Los esquejes se cortan de plantas madres seleccionadas, con aspectos botánicos acordes a las mejoras antes mencionadas.

Los esquejes se realizan sobre bandejas de alvéolos con un sustrato para realizar esquejes. Este se comercializa como sustrato de enraizamiento.

Con una temperatura entre los 20 y 25 °C, una humedad relativa alta, luz tamizada y sin corrientes de aire, pueden enraizar sobre los 15 días, estando listos para su trasplante al los 45 o 60 días. Para mejorar su éxito, los esquejes pueden untarse en una hormona de enraizamiento.

Ya enraizados y aclimatados, los esquejes de santolina se pueden plantar en pequeñas macetas con un sustrato ligero, con buen drenaje y fertilizado de fondo.

El resto de cultivo, puede realizarse al exterior, con riegos moderados y una fertilización ligera semanalmente, mediante fertirrigación. Un adecuado puede ser un 18-12-24 más oligoelementos, a la dosis más baja recomendada por el fabricante.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí